UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

• Aquellos recién nacidos que mostraban niveles más elevados de bismuto, antimonio, níquel o cromo, tenían menor peso/talla al nacimiento

• En los elementos raros terrestres, esta es la primera vez que se reportan sus niveles en recién nacidos

Diez investigadores de la Unidad de Toxicología del Departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han publicado un artículo de investigación titulado ‘Presencia de 44 elementos inorgánicos en sangre de cordón umbilical y su asociación con indicadores de crecimiento en recién nacidos’, elaborado a partir del análisis de estos elementos inorgánicos (fundamentalmente metales pesados y otros considerados “raros terrestres”) en 471 recién nacidos en el Hospital General de La Palma.

El artículo está firmado por Raúl Cabrera Rodríguez, Octavio Pérez Luzardo, Ana González Antuña, Luis Domínguez Boada, Maira Almeida González, María Camacho, Manuel Zumbado, Andrea Acosta Dacal, Cristina Rial Berriel y Luis Alberto Henríquez Hernández, y en él se parte de investigaciones previas que habían demostrado que la exposición prenatal a elementos inorgánicos (fundamentalmente metales pesados) se asocia a una disminución del peso al nacer así como a otras variables de salud del recién nacido. Además de este tipo de sustancias, en los últimos años se ha producido un incremento de la exposición a “elementos raros terrestres”, cuya presencia también se ha asociado a efectos adversos de salud.

A partir de estos datos, los investigadores de la ULPGC diseñaron un estudio para conocer los posibles efectos adversos de este tipo de sustancias en la salud del recién nacidos. Se midió la presencia de un total de 44 elementos inorgánicos —incluyendo oligoelementos, metales pesados y elementos raros terrestres— en sangre de cordón umbilical de 471 recién nacidos en el Hospital General de La Palma. Los resultados mostraron que la mayoría de los elementos inorgánicos estaban presentes a baja concentración. No obstante, observamos que aquellos recién nacidos que mostraban niveles más elevados de antimonio, níquel o cromo, tenían menor peso/talla al nacimiento. Hay que tener en cuenta que el peso al nacimiento es una variable muy importante para la salud de los neonatos, condicionando la aparición de enfermedades perinatales e incluso en la edad adulta.

Los resultados de esta investigación también mostraron que el bismuto parece ser un factor de riesgo para tener menor peso al nacimiento. Algo similar se observó ante la presencia combinada de antimonio, cromo y níquel. Por tanto, este estudio pone de manifiesto que la presencia de determinados elementos inorgánicos, aislados o en combinación, puede condicionar el peso al nacimiento y por tanto ser un factor importante de salud de la población infantil.

El estudio se ha realizado en un total de 471 recién nacidos de la isla de La Palma durante el año 2016, lo que supone el 92% del total de nacimientos en esa isla para ese año. Por tanto, el estudio es un reflejo certero de la situación de los contaminantes analizados en dicha población.

Hay que destacar que este trabajo realizado por los investigadores de la ULPGC posee un alto valor, no sólo por lo novedoso de la investigación o la extensión de la muestra analizada, sino también por la cantidad de elementos medidos. Para muchos de ellos, sobre todo los contenidos en los elementos raros terrestres, esta es la primera vez que se reportan sus niveles en recién nacidos.

El artículo de investigación ha sido publicado en la revista internacional Environment International, que posee un índice de impacto de 7.088 y ocupa el puesto 7 de un total de 229 revistas indexadas en su área de especialización, lo que la sitúa entre las mejores revistas científicas de ciencias medioambientales.