UNIVERSITAT DE LLEIDA

Valoración del informe de los expertos a raíz del ‘caso Cifuentes’

VALORACIÓN DE LA CONFERENCIA DE RECTORES DE LAS UNIVERSIDADES ESPAÑOLAS (CRUE) DEL INFORME DE LOS OBSERVADORES PARA LA SUPERVISIÓN PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO DE INFORMACIÓN RESERVADA ABIERTO POR LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS:

1. En primer lugar, como consecuencia de la valoración de los observadores, queremos manifestar que el proceso de información reservada llevada a cabo por la Inspección de Servicios de la Universidad Rey Juan Carlos, ha tenido todas las garantías administrativas y procedimentales que habitualmente se siguen en las universidades españolas.

2. Consideramos que las primeras declaraciones del rector de la Universidad Rey Juan Carlos podrían considerarse algo precipitadas. Sin embargo, consideramos acertada la decisión de abrir un expediente informativo y el hecho de que cuando tuvo fehaciente conocimiento que podía haber irregularidades administrativas susceptibles de ser tipificadas penalmente, lo pusiera inmediatamente en manos de la fiscalía para que sea ella quien realice la pertinente investigación. Esta medida fue también consultada a nuestros observadores, que recomendaron que así se hiciera de manera inmediata. En este punto, quisiera hacer un reconocimiento a la buena labor realizada por la Jefe de Inspección de Servicios de la Universidad Rey Juan Carlos, Pilar Trinidad, así como a todo aquel personal de administración que ha participado en este proceso informativo.

3. Quisiera poner de manifiesto con la mayor énfasis que la honorabilidad y el buen hacer profesional de los trabajadores y trabajadoras de la Universidad Rey Juan Carlos, no pueden verse afectos por la presunta conducta irregular de algún miembro de la misma. Y también manifestó de forma clara y rotunda, que los títulos de sus miles de estudiantes tienen el mismo rigor académico y el prestigio de cualquier universidad española.

4. Asimismo, la CRUE quiere manifestar con la mayor contundencia que deplora y condena cualquier acto de irregularidad o de ilegalidad en la vida universitaria para ser impropio de una institución académica, que requiere de la plena seguridad de que las entidades con funciones públicas obedecen a los principios de legalidad y transparencia. En este sentido, queremos destacar la garantía de los mecanismos de control internos y externos que tienen las universidades españolas. Somos de las instituciones españolas más continuamente evaluadas.

5. Pero, con la misma contundencia y rotundidad, la CRUE se opone y deplora todas aquellas opiniones de responsables públicos que quieren transformar un problema puntual y concreto en una especie de ejemplo paradigmático de una deficiente práctica en la impartición de los miles de másters que tienen lugar en la universidad española. Masters que se desarrollan en el marco de las normativas académica y administrativas requeridas legalmente y marcadas por las directrices generales y particulares de cada universidad y de las Agencias públicas externas, como así lo certifica el hecho de que estamos ante una situación que hasta la fecha nunca se había producido. Un hecho concreto no puede poner en cuestión a la globalidad de la excelente funcionamiento del sistema universitario español.

6. La CRUE quisiera recordar ante la opinión pública que es una Asociación privada de universidades que persigue el objetivo de aumentar la coordinación entre ellas, así como de fomentar la calidad y excelencia del sistema universitario español y que, por tanto, no tiene ninguna potestad jurídica para inmiscuirse en la autonomía de cada universidad. Esto significa que es privativa responsabilidad de cada una de ellas lo que pueda decidir en caso de posibles irregularidades de sus trabajadores y de sus responsables académicos.

7. La CRUE desea afirmar ante toda la opinión pública que el comportamiento de las Universidades y de los universitarios y universitarias ha sido y es ejemplar. Ahora bien, como cualquier institución que alberga a miles de personas, es posible que se produzca alguna incorrecta actuación de forma puntual. En el caso de que alguien detecte una mala práctica, la CRUE pide encarecidamente que se denuncie por los canales reglamentarios de cada universidad o bien se ponga en conocimiento de la Justicia ordinaria si se considera pertinente, al igual que lo hacen las universidades cuando se han encontrado en estas circunstancias lamentables.

8. Nos parece inaceptable que algunos políticos, para defender a su legítima opción partidaria, hayan extendido una sombra de duda en el funcionamiento de la universidad española. Esta actitud manifiesta una mayúscula irresponsable frivolidad impropia del ejercicio de un representante democrático. Los universitarios les pedimos a las diversas fuerzas políticas que mantengan a la universidad española al margen de sus legítimas contiendas políticas.

9. Actualmente los hechos están ya en manos de la Justicia. Una vez dicte sentencia, estamos seguros de que el Rectorado de la Universidad Rey Juan Carlos actuará en consecuencia ejecutándola y aplican.