UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

En las XV Conversaciones Canónicas de la UCV

El Gran Canciller de la Universidad Católica de Valencia inaugura las XV Conversaciones Canónicas, centradas en los retos de la transparencia y el sostenimiento de la Iglesia Católica

El Cardenal Arzobispo de Valencia Antonio Cañizares, Gran Canciller de la Universidad Católica de Valencia (UCV) ha inaugurado las XV Conversaciones Canónicas Valentinas, organizadas por su Facultad de Derecho Canónico. En su intervención en el acto, el Cardenal Arzobispo ha asegurado que, con la creación de los portales de transparencia de las diócesis españolas, la Iglesia se ha puesto “a la cabeza de la transparencia económica”.

“La transparencia es una cuestión vital para la Iglesia y para la sociedad. La Iglesia no puede ser menos que transparente. Es portadora de la verdad, y esta es transparente y no se oculta. Queremos que la verdad se conozca, también en el aspecto económico. Apostamos decididamente por ella, máxime cuando tenemos la obligación de defender sus bienes, que no son de la Iglesia, sino de los pobres y para los pobres”, ha aseverado.

En ese sentido, el Cardenal Cañizares ha subrayado que la Iglesia “tiene la obligación de mostrarles dónde están sus medios económicos y a qué se destinan” para con los que la ayudan a través del IRPF y sus limosnas: “La gente tiene derecho a saberlo. Siempre ha sido así en la Iglesia. Los que ponen la X en su declaración de la renta deben saber que no malgastamos el dinero, sino que lo administramos bien”.

“El dinero que recibe la Iglesia es del pueblo cristiano, que lo da para que se lleven a cabo los fines de la Iglesia: la oración, los sacramentos y sus servicios caritativos y sociales. ¿Qué sería de esta sociedad si no se anunciase el evangelio, si no se promoviesen los derechos humanos a través de la predicación? ¿Cómo sería una sociedad donde Dios estuviese ausente?”, ha incidido.

El Cardenal Arzobispo de Valencia ha resaltado que la Iglesia “defiende la dignidad de la persona humana y el valor de la igualdad” a través “del amor de unos a otros” que produce un “cambio verdadero” de la sociedad.

Entre otras realidades eclesiales, Cañizares ha recordado cómo esa acción amorosa de la Diócesis de Valencia se traduce en sus 783 centros de asistencia social, de los que se han beneficiado 230.283 personas: 701 centros contra la pobreza han ayudado a 183.080 personas; 14 centros atención de inmigrantes a 28.791; 13 centros de promoción del trabajo a 6.045; 20 centros de orientación familiar a 5.183; 6 centros de promoción de la mujer a 3.761; y 14 centros de menores a 676.

LANZAMIENTO DE LA MEMORIA ECONÓMICA DIOCESANA

Por su parte, el vicario general y ecónomo, Vicente Fontestad, y el gerente diocesano, Antonio Sales, han expuesto las medidas concretas que se están materializando para promover la transparencia en gestión de la Archidiócesis de Valencia, “iniciativas que se complementan entre sí cuyo objetivo es la publicación de la Memoria Económica Diocesana: que todas las parroquias rindan cuentas y que éstas sean publicables”.

“Estamos en el camino; cuando empezamos hace dos años se nos encomendó la misión de la transparencia, la legalidad y la comunicación de bienes, y el presupuesto diocesano tiene una partida cada vez más significativa para ello. Al principio se destinaba el diez por ciento y ahora estamos alcanzando el treinta por ciento. La transparencia es un cumplimiento canónico pero también legal, porque las entidades que dependen de la Iglesia tienen que rendir cuentas”, ha reconocido Sales.

Así, el gerente diocesano ha detallado las notas que prevé el Código Canónico en la administración de los bienes, tales como que los párrocos presenten “diligentemente” los libros de entradas y salidas, o que se cumpla la voluntad del donante. Asimismo, ha explicado el Portal de donativos y diferentes planes de adopción de buenas prácticas como el Manual de donaciones financieras o el Protocolo de medidas de prevención de blanqueo de capitales, entre otras. Concretamente, Sales se ha centrado en la Oficina de Transparencia, creada para rendir cuentas al obispo, los fieles y al Estado, y que irá acompañada de la Memoria Económica, del Portal de Transparencia, de la aprobación del Plan Contable de la Iglesia, de la habilitación de diferentes entidades en el ámbito diocesano como la Facultad o las fundaciones y un programa de gestión parroquial que facilite la rendición de cuentas de las parroquias.

Por su parte, Fontestad ha subrayado “el derecho que tiene la Iglesia a tener bienes en la medida en que sean para cumplir el destino que prevé el Código de Derecho Canónico en el canon 1254, que son básicamente sostener el culto divino, sustentar honestamente al clero, hacer las obras de apostolado sagrado y las obras de caridad”. Así, el vicario general ha incidido en la importancia que la Iglesia reciba medios económicos suficientes no con un ánimo de acumular sino de llevar a cabo estos fines”. En este sentido, ha puesto algunos ejemplos en la diócesis valentina, como la creación en 1410 del Colegio de niños huérfanos San Vicente Ferrer o el nacimiento de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados”.