UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

XVI EDICIÓN DE LOS CURSOS DE VERANO DE LA UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cambio climático podría destruir hasta 72 millones de puestos de trabajo en todo el mundo, ha recordado el secretario general de CCOO

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte de que el cambio climático puede destruir 72 millones de puestos de trabajo en todo el mundo. Sin embargo, las oportunidades de creación de empleo son igualmente muy altas. En opinión de Unai Sordo, secretario general de CCOO, el impacto negativo en el empleo debe contrarrestarse con unas “políticas públicas adecuadas” y con la “implicación de las empresas” afectadas, que “en el caso del sector eléctrico son muy potentes técnica y económicamente, lo cual debe facilitar mucho que el impacto de estos cambios en los empleos y territorios sea el menor posible”. Para Sordo, la transición a un sistema productivo libre de carbono es “inevitable e ineludible”, con especial hincapié en el sector de la generación energética, “que representa el origen de alrededor del 40 por ciento de los gases de efecto invernadero”, explica.

El máximo responsable del sindicato CCOO ha hecho estas declaraciones en el contexto del curso de verano ‘Trabajo y cambio climático. Transición justa hacia modelos económicos sostenibles’, que hoy se clausura en la sede de la Universidad Pablo de Olavide de Carmona con la mesa redonda ‘Trabajo decente y cambio climático’, en la que participa la secretaria general de CCOO de Andalucía, Nuria López, y su homólogo en la provincia de Sevilla, Alfonso Vidán. El seminario, que se viene desarrollando desde el pasado lunes, está dirigido por Sara de los Reyes, secretaria de Organización y Finanzas de CCOO de Sevilla.

Unai Sordo, que finalmente no ha podido desplazarse hasta Carmona por problemas de agenda, ha destacado la importancia de proteger a la fuerza laboral ante los nuevos modelos económicos, lo que se ha venido en denominar “transición justa”, mediante la puesta en marcha de medidas para paliar los efectos de estos cambios en determinados sectores y territorios. En este sentido, ha abogado por acordar unas políticas basadas en los pilares de la “protección social y del empleo, en los derechos laborales y en el diálogo social”, definiendo una “planificación global e integrada de los sectores y de las comarcas afectadas”.

El secretario general de CCOO ha considerado que la sociedad “no tiene conciencia de los límites ambientales, sólo parcialmente del peligro del cambio climático”, si bien reconoce que la conciencia medioambiental ha aumentado en términos generales aunque todavía sigue siendo “claramente insuficiente”. Y el ámbito laboral no es una excepción. Por tanto, ha apostado por aumentar la sensibilización de empresas y trabajadores en esta materia, redoblando los esfuerzos que viene haciendo el sindicato desde la década de los 90, cuando inició las labores de formación y sensibilización para delegados y trabajadores. El papel de los sindicatos en el escenario del cambio climático ha de ser, a su juicio, “proactivo social y laboralmente”, pues “irremediablemente se van a modificar las formas de producir, de consumir materias primas, de invertir… En definitiva, de posicionarse ante un modelo de desarrollo diferente”.

En cuanto a la actuación de los poderes públicos, Unai Sordo ha denunciado la injerencia de los grandes grupos empresariales y económicos constituidos en lobbies y grupos de presión que condicionan decisiones de gobiernos, y afirma que “no se puede justificar el inmovilismo medioambiental en base a la repercusión económica inmediata sin valorar la trascendencia a medio y largo plazo sobre la salud de las personas, los impactos sociales, económicos y en el entorno ambiental”. En este sentido, ha calificado el Acuerdo de París como un “hito” con respecto al compromiso de los países sobre el enorme problema del cambio climático porque “define un objetivo global y establece un sistema de transparencia y rendición de cuentas”, ha concluido.