UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

XVI EDICIÓN DE LOS CURSOS DE VERANO DE LA UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El profesor Miguel Vázquez asegura que las autoridades rusas venden la imagen de un país en riesgo de guerra permanente y de desintegración del país a través de una política “muy marcada por lo militar”

Miguel Vázquez Liñán, profesor de Periodismo de la Universidad de Sevilla, ha asegurado que las políticas de información y propaganda que ha llevado a cabo Putin desde que accedió al gobierno de Rusia hace casi 20 años tiene como principal objetivo “mantener en el poder a la élite dominante y sostener el sistema” a través de una política “muy marcada por lo militar” que intenta, por un lado, “mantener a esa gente en el poder” y, por otro, “evitar lo que ellos piensan que es un peligro permanente: la desintegración del país”.

El doctor Vázquez Liñán ha hecho estas declaraciones antes de su intervención en el ‘Curso sobre riesgos y amenazas en el ciberespacio. Desinformación y operaciones de información’, cuya tercera edición se ha inaugurado este jueves en Carmona dentro de la programación de los XVI Cursos de Verano de la Universidad Pablo de Olavide. El seminario, que está dirigido por Guillem Colom Piella, profesor de la UPO, ha comenzado con la conferencia ‘El marco de la guerra: políticas de información y propaganda en la Rusia de Putin’, que ha pronunciado el profesor de Periodismo.

A juicio de Vázquez, Rusia es un país muy complejo dada la “enorme diversidad étnica, cultural y política donde se aplican unas políticas centralizadoras que intentan convertir a Rusia en un país unido en torno a algo, que por desgracia es esta amenaza”, ha subrayado. Para ello, las autoridades rusas “venden la imagen de un país rodeado de enemigos y, por lo tanto, un país en permanente riesgo de guerra y de desintegración” con unos enemigos internos y externos contra los que se aplican estas políticas, entre los que ha destacado “el terrorismo yihadista y algunos países de la Unión Europea, donde Putin también tiene sus aliados”. En este sentido, “la política es bélica desde el momento en que se plantea la situación en términos bélicos, en tiempos supuestamente de paz”.

El profesor ha recordado que Putin, nombrado primer ministro por Yeltsin en 1999, prometió acabar con las oligarquías durante la campaña del año 2000, las primeras elecciones a las que se presentó y que, una vez en el poder, adoptó una serie de medidas “muy mediáticas” en este sentido, “con una serie de oligarcas que terminaron en la cárcel o huyendo del país, algunos con intereses en medios de comunicación, lo cual no es casualidad”. Sin embargo, “también es verdad que mantuvo a unos oligarcas y reforzó a otros, que son quienes siguen manteniendo a Putin en el poder”, ha señalado.

No obstante, “los rusos no han inventado gran cosa en términos propagandísticos”, ya que las políticas de información y propaganda “se parecen mucho en otros países, otra cosa es que tengan las manos libres para llevarlas a cabo porque existan menos controles parlamentarios”. Así, la peculiaridad de Rusia es que “hay menos control sobre el poder ejecutivo y éste tiene las manos más libres para actuar como quiera”, incluido el ciberespacio como nuevo campo de batalla donde diferentes agentes libran sus guerras de propaganda.

Por último, preguntado por la independencia de los medios de comunicación públicos en España, Miguel Vázquez ha apostado por un modelo en el que “las decisiones partidistas no puedan moldear el sistema” y ha opinado que RTVE tiene que ser un medio “en el que todos nos sintamos reconocidos y en el que todos podamos confiar; en el que tengamos garantizada la profesionalidad”. Para ello, “el centro ha de estar en el interés social y RTVE tiene que estar preocupada en que nos enteremos de lo que nos tenemos que enterar, independientemente de quién esté en el poder”, ha concluido.