UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

EXPERTA CONSIDERA QUE EL COACHING DEBERÍA INCLUIRSE COMO PARTE DE LA FORMACIÓN DEL PROFESORADO

La coach Gema Sancho asegura que aunque todavía existe mucho desconocimiento sobre esta metodología, en los centros educativos donde se aplica se percibe un mejor rendimiento del alumnado

Incorporar el coaching a la formación del personal docente. Es la reivindicación que lanza Gema Sancho, coach certificado por la International Coach Federation y máster en Psicología del Coaching por la UNED, al afirmar que incorporar la metodología del coaching en la formación del profesorado no sólo les vendría muy bien para relacionarse con su alumnado y ayudarle en su crecimiento y desarrollo, sino para mejorar la relación con las familias. Para la coach, esta herramienta sigue siendo una gran desconocida que en la actualidad se difunde básicamente a través de cursos organizados por universidades y que hasta ahora se empleaba sobre todo en el ámbito empresarial.

Sancho ha hecho estas declaraciones en el ámbito de la XVI edición de los Cursos de Verano que la Universidad Pablo de Olavide celebra en su sede universitaria Olavide en Carmona – Rectora Rosario Valpuesta, donde dirige e imparte desde el lunes hasta este miércoles la segunda edición del seminario ‘Coaching: una nueva herramienta para la mejora educativa’. En concreto, la clausura de esta actividad tendrá lugar tras impartir hoy los talleres ‘Coaching en grupo: estimulando el pensamiento’ y ‘El papel del profesorado en el cambio educativo’.

La experta ha explicado que el coaching “es una herramienta psicológica que consiste en ayudar a las personas a descubrir nuevas posibilidades, a flexibilizar sus pensamientos, a ver nuevas opciones, a que aprendan a tomar sus decisiones y a que se responsabilicen de ellas con la acción”. En el ámbito educativo se puede aplicar “tanto a las familias como a los alumnos, profesores y directores de los centros”, pues el objetivo es que “sirva para la mejora y desarrollo del alumno y que haya una mejor comunicación entre todos los agentes de la comunidad educativa”, ha subrayado. No obstante, ha reconocido que se trata de una metodología que aún se conoce poco y que tiene todavía “mucho campo de desarrollo”, al tiempo que ha asegurado que percibe “mucho interés por parte de los profesores en formarse en esta metodología y poder ponerla en práctica”.

En opinión de Gema Sancho, el coaching proporciona a los docentes herramientas que pueden aplicar dentro del aula con el objetivo de que los alumnos y alumnas “puedan sacar su máximo potencial”. Así, mientras que a través de la educación tradicional los alumnos estudian “con el piloto automático conocimientos que luego sueltan en el examen, el coaching les hace reflexionar mucho más”. Cuestionada sobre los análisis de resultados de esta metodología aplicada al ámbito educativo, la coach ha reconocido que si bien no existen “mediciones específicas”, su experiencia profesional indica que mejora el rendimiento académico y propicia una mejor relación entre el profesorado y las familias”.