UNIVERSIDAD DE SEVILLA

La OMS insta a lograr que en 2030 el 90% de los pacientes con hepatitis C estén diagnosticados y el 80% hayan recibido tratamiento antiviral.

Es necesaria la puesta en marcha de estrategias para mejorar la detección de casos en atención primaria, pero también en centros penitenciarios, en organizaciones que luchan frente a las adicciones o en pacientes que no acceden fácilmente a la atención sanitaria.

Desde junio de 2017, España ofrece cobertura pública universal para los tratamientos de la hepatitis C, sea cual sea su gravedad, habiendo tratado a más de 113.000 pacientes en nuestro país, 16.000 en Andalucía. El reto al que nos enfrentamos en la actualidad es conseguir la eliminación de una enfermedad que hasta hace tres años era la principal causa de enfermedad hepática crónica, de cáncer de hígado y la primera indicación de trasplante hepático. Esta es una de las principales conclusiones extraídas en la jornada “Estrategias para la Eliminación de la Hepatitis C” organizada por la Cátedra de Investigación en Hepatología de la Universidad de Sevilla, la Sociedad Andaluza de Patología Digestiva y Gilead Sciences en Sevilla.

En la jornada, que ha contado con la participación de profesionales pertenecientes a las diferentes sociedades científicas implicadas en esta patología, se han presentado distintas herramientas que pueden ser muy útiles para conseguir el objetivo de la eliminación. Se ha abordado el Plan de Hepatitis C del Ministerio de Sanidad, los nuevos métodos de detección de anticuerpos, la detección en un solo paso y la consulta electrónica.

Asimismo, los expertos han debatido sobre la puesta en marcha de estrategias para mejorar la detección de casos en atención primaria, puerta del sistema, pero también en centros penitenciarios, en organizaciones que luchan frente a las adicciones o en pacientes que no acceden fácilmente a la atención sanitaria.

Además, se han tratado los objetivos establecidos por la OMS para conseguir eliminar la importante amenaza para la salud pública que suponen las hepatitis víricas. Este proyecto propone conseguir que, en 2030 el 90% de los pacientes estén diagnosticados y el 80% hayan recibido tratamiento antiviral. Por ello, a lo largo de la jornada se ha incidido en la importancia de la colaboración entre los distintos agentes implicado y sobre el abordaje de estos pacientes desde el punto de vista del hepatólogo, del infectólogo y del farmacéutico.

En palabras del Dr. Manuel Romero, “la alta actividad antiviral de los nuevos tratamientos junto con que el virus solo replica en el hombre y no se integra en su genoma, hace plausible la posibilidad de eliminar la enfermedad si conseguimos detectar todos los casos y curarlos. Para conseguir esa eliminación es necesario combinar el esfuerzo de todos los colectivos que puedan facilitar el acceso a los pacientes que no están diagnosticados o que aún estándolo no se encuentren incluidos en el sistema”.

La reunión ha estado presentada por Josefa Ruíz Fernández, Secretaria General de Salud Pública, Consejería de Salud de la Junta de Andalucía; y José Guadix Martín, Vicerrector de Transferencia del Conocimiento de la Universidad de Sevilla; y ha sido moderada por el Dr. Manuel Romero Gómez, del Hospital Virgen del Rocío, Sevilla y la Dra. Marta Maraver Zamora, del Complejo Hospitalario de Huelva. Además, ha contado con la participación del Dr. Javier Crespo García, del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander; el Dr. Manuel Hernández Guerra, del Complejo Hospitalario de Canarias; el Dr. Federico García García, del Hospital Clínico San Cecilio de Granada; Efrén Ramos Calero, Enfermero de Atención Primaria de Sevilla; la Dra. Isabel Carmona Soria, del Hospital Virgen Macarena de Sevilla; Begoña López Hernández, Jefa de Servicio de Vigilancia y Salud Laboral de la Junta de Andalucía; Juan Jesús Ruiz Ruiz, del Centro Provincial de Drogodependencias de Málaga; José Joaquín Antón Basanta, del Centro Penitenciario de Albolote de Granada; la Dra. María Ángeles Otero Fernández, Médico de familia de Sevilla; la Dra. Marta Casado Martín, del Hospital Torrecárdenas de Almería; el Dr. José Aguilar Reina, del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla; el Dr. Ramón Morillo Verdugo, del Hospital de Valme de Sevilla; el Dr. Javier Ampuero Herrojo, del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla; la Dra. Dolores Merino Muñoz, del Complejo Hospitalario de Huelva; el Dr. Raúl Andrade Bellido, del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga; la Dra. Mercedes González Sánchez, del Hospital Torrecárdenas de Almería; el Dr. Javier Salmerón Escobar, del Hospital Clínico San Cecilio de Granada; el Dr. Miguel Jiménez Pérez, del Hospital Regional de Málaga; el Dr. José Luis Montero Álvarez, del Hospital Reina Sofía de Córdoba; y el Dr. Javier García-Samaniego Rey, del Hospital La Paz de Madrid.

Esta iniciativa se encuentra dentro de las acciones de la “Cátedra de Investigación en Hepatología Sociedad Andaluza de Patología Digestiva – Gilead Sciences” que se creó a principios de 2018, y que muestra el compromiso de Gilead con la investigación en áreas de la medicina que todavía presentan necesidades médicas no cubiertas.

Acerca de Gilead Sciences

Gilead Sciences Inc. es una compañía de investigación biofarmacéutica centrada en el descubrimiento, desarrollo y comercialización de medicamentos innovadores en áreas de necesidades médicas no cubiertas. La compañía se esfuerza por transformar y simplificar la atención a las personas con enfermedades potencialmente mortales a nivel global. Gilead tiene presencia en más de 35 países de todo el mundo y su sede se encuentra en Foster City, California.