UNIVERSIDAD DE GRANADA

Profesores de Economía e investigadores de la Universidad de Granada creen que se debería mejorar la formación básica en matemáticas y la comprensión lectora de los escolares para mejorar los conocimientos económico-financieros

Los estudiantes españoles obtienen una puntuación por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en esta competencia, según datos del informe PISA

Un equipo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) ha propuesto que en el currículo escolar se integren los conocimientos económico-financieros de forma transversal, en asignaturas como lengua española, inglés, matemáticas o historia, para mejorar los resultados en alfabetización financiera en España.

Además, los investigadores creen que se debería mejorar la formación básica en matemáticas y la comprensión lectora de los escolares para mejorar en esta competencia, en la que los estudiantes españoles obtienen una puntuación por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Dolores Moreno Herrero, Manuel Salas Velasco y José Sánchez Campillo, investigadores del departamento de Economía Aplicada de la UGR y autores de este trabajo, señalan que “en un mundo globalizado, caracterizado por una mayor complejidad de los mercados y la economía, requiere que los ciudadanos, especialmente los jóvenes, adquieran más conocimientos y desarrollen competencias en asuntos económicos y financieros que las generaciones pasadas”.

Así, la importancia de la educación financiera también se reconoce cada vez más en las escuelas. A este respecto, en las pruebas del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) de 2012 se evaluó por primera vez la alfabetización financiera (financial literacy) de los estudiantes de 15 años en dieciocho países. La OCDE define la alfabetización financiera como el “conocimiento y comprensión de los conceptos y riesgos financieros, y las habilidades, la motivación y la confianza para aplicar dicho conocimiento y comprensión con el fin de tomar decisiones efectivas en una variedad de contextos financieros, para mejorar el bienestar financiero de los individuos y la sociedad, y para permitir la participación en la vida económica”.

“La figura muestra las puntuaciones medias en alfabetización financiera de los estudiantes evaluados por países. Los estudiantes en China, Bélgica, Estonia, Australia, Nueva Zelanda, República Checa y Polonia obtuvieron puntuaciones más altas que el promedio de la OCDE (500 puntos). Sin embargo, en España los estudiantes obtuvieron una puntuación por debajo del promedio de la OCDE.

¿A qué se deben estas diferencias?

La investigación tuvo como objetivo identificar los factores que explican las diferencias en dichas puntuaciones. Específicamente, el efecto de los métodos de enseñanza de la educación financiera en las escuelas, y de las experiencias de los estudiantes con asuntos monetarios.

Entre los principales resultados de este trabajo destaca el siguiente: en todos los países participantes, la puntuación en alfabetización financiera viene explicada por la adquisición de competencias matemáticas y de comprensión lectora.

“Para tener conocimientos financieros, los estudiantes necesitan conocimientos básicos de aritmética o matemáticas y ser capaces de leer y comprender documentos financieros básicos. Por lo tanto, las habilidades matemáticas y de lectura pueden considerarse como requisitos previos para la educación financiera. Los resultados contribuyen al debate sobre la necesidad de aumentar las horas de matemáticas y lectura, y fomentar una actitud positiva hacia ambos.

Además, los autores encuentran en su artículo que en cuatro de los países participantes (Australia, Bélgica, Estonia y Nueva Zelanda), los estudiantes que poseen una cuenta bancaria obtienen mayores puntuaciones en alfabetización financiera que aquellos que no la tienen.

Referencia bibliográfica:

Moreno-Herrero, D., Salas-Velasco, M., & Sánchez-Campillo, J. (2018). The knowledge and skills that are essential to make financial decisions: First results from PISA 2012. FinanzArchiv: PublicFinanceAnalysis, 74(3), 293-339.