UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID

El Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB) de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) y CODERE han presentado el Anuario del Juego en España 2018 en el campus de Madrid-Puerta de Toledo de la UC3M.

El Anuario trata de acercar la realidad del sector a través de una exposición de estadísticas y datos segmentados por comunidades autónomas, integrando diversas fuentes y un análisis general de las normas y decisiones judiciales y administrativas sobre el sector. Esta nueva edición destaca que los españoles jugaron 9.408 millones de euros en 2017, manteniendo el crecimiento por tercer año consecutivo e incrementándose un 8 por ciento respecto a 2015.

Para el autor del Anuario, José Antonio Gómez Yáñez, profesor en sociología de la UC3M y miembro del IPOLGOB, “el desarrollo del sector es inherente a los nuevos hábitos de entretenimiento de los españoles que evolucionan conforme a la demanda de la sociedad y los distintos estados de madurez de las actividades de juego”.

Según el informe, el juego es un potente motor de crecimiento económico y de riqueza que representa el 0,9 por ciento del PIB español. En 2017, generó 84.702 empleos directos (recuperando los niveles de 2011), de los cuales un 55 por ciento corresponden al sector privado y el 45 por ciento restante al público. Además, crea de manera indirecta 167.400 puestos de trabajo.

El sector contribuyó a las arcas públicas en 2017 con 1.657,4 millones de euros en impuestos específicos sobre el sector (tasa de juego), que se suma a los impuestos derivados del desarrollo de su actividad económica.

Crecimiento del juego en España

En 2017 en España el juego real (las cantidades arriesgadas menos los premios) representó unos 9.408 millones de euros, frente a los 8.716,5 millones de euros de 2015. Analizando la evolución de datos, los expertos señalan que se puede apreciar que el sector del juego ha superado la crisis y que entre 2014 y 2017 ha crecido en torno a un 19 por ciento, pese a estar aún un 12,3 por ciento por debajo de los niveles de 2008. “La salida de la crisis supuso una oportunidad de ‘reconversión’ del sector impulsado especialmente por la regulación de la actividad online, el crecimiento de los salones de juego y las apuestas o el acercamiento de los casinos al centro de las ciudades”, apunta el informe.

El 94 por ciento del juego (unos 8.442 millones de euros) se llevó a cabo en el ámbito presencial y el 6 por ciento (unos 444 millones de euros) online. El canal online ha experimentado el mayor incremento (más de 30 por ciento), con crecimientos relativamente similares en todos los juegos, excepto en los concursos y el póquer. En el segmento presencial lo que más ha crecido han sido los salones de juego (un 15,9 por ciento) y las apuestas deportivas (un 15,7 por ciento).