UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Petter Nylander, CEO de Universum Global, expuso los datos de su último estudio durante el Building Universities’ Reputation que se celebra en Madrid

“Una organización es más atractiva cuanto más abierta está a la innovación y a los cambios sociales y empresariales. Por eso nadie quiere estudiar en una universidad que va a un ritmo pausado y no está en sintonía con el mundo”, aseguró Petter Nylander, CEO de Universum Global, durante el congreso sobre reputación de universidades que se celebra estos días en el nuevo campus de la Universidad de Navarra en Madrid.

El máximo representante de Universum, entidad que analiza la relación entre universidades y empresas en términos de empleabilidad, presentó en el Building Universities’ Reputation los datos de su último informe, que ha analizado más de 2.500 instituciones en todo el mundo y entrevistado a más de un millón de estudiantes. En España, la Universidad de Navarra se sitúa a la cabeza del ranking de satisfacción de los alumnos, seguida del Centro de Estudios Financieros (CEF) y del Instituto de Empresa. Entre los 40 criterios que se toman en cuenta para realizar este informe, Nylander destacó que los principales que valoran los estudiantes españoles a la hora de elegir universidad son la percepción del nivel calidad en su área, su entorno abierto y amigable, la empleabilidad de los graduados y un ecosistema dinámico que fomente la creatividad.

Nylander indicó que “cada vez los alumnos tienen más en consideración las denominadas ‘habilidades blandas’”, relacionadas con la comunicación, la capacidad de trabajar en equipo y la innovación. Estas habilidades, además, son valoradas cada vez más por los empleadores a la hora de seleccionar talento. En esta línea, para fomentar estas competencias entre los universitarios e innovar, las universidades aumentan la conexión con nuevos modelos empresariales, como las startups. “El mundo está cambiando rápido y, para ser atractiva y relevante, la universidad debe adentrarse en el entorno digital y adoptar nuevas metodologías y formas de trabajo”, señaló Nylander.

Los Alumni, pieza clave de la reputación

En este sentido, destacó que las universidades deberían otorgar más importancia a los antiguos alumnos a la hora de construir sus mensajes: “La reputación no se crea invirtiendo en campañas de marketing, sino que es necesario identificar a las personas que estudiaron contigo y trabajar conjuntamente con ellas para que tu mensaje sea mucho más creíble”.

Por su parte, otro de los ponentes, Ben Sowter, director de la Unidad de Inteligencia del ranking QS, añadió que “la reputación se basa en historias de unas personas que inspiran a otras y que les hacen sentir que algo positivo está pasando en tu universidad”. Asimismo, insistió, “el prestigio de los alumni tiene un efecto radical en tu reputación”.

En la misma mesa redonda, Aitor Larrabe, director de talento de Ferrovial, señaló que muchas empresas buscan los centros de dónde vienen las personas con más talento: “Luego hablamos con el responsable de recursos humanos para que contraten más”, señaló. Así se crea una marca interna, que refuerza al final la reputación de las universidades de origen de los empleados.