Lorenzo DeAlonso

, crecimiento negativo, endeudamiento, embargo, , , interés, globalización, inflación, , incertidumbre, subsidio, , capitalismo financiero, burbuja, mercados, banca, etc. Estamos rodeados de conceptos que aluden a realidades más o menos tangibles que hemos asumido como cotidianos a fuerza de noticiario y alarma tras alarma de desastre inminente y horizontes apocalípticos.

Los distintos estamentos sociales (hablar de clases ya no está de moda) se han mostrado inútiles para dar soluciones que no sean meros paños calientes y parches provisionales, sin miras a solucionar nada a largo plazo, todo por el simple hecho de que ellos son parte activa de la estructura que nos ha llevado a donde estamos.

Leer el resto de la noticia

Leyendo acerca de la próxima desaparición del servicio de Talgo RENFE entre Madrid y Cáceres, la más que probable postergación “ad eternum” del aeropuerto, os juegos que se traen con El Corte Inglés y el cierre de varios emblemas del ocio cacereño (Golden, Gran Café, etc…), me atrevo a pedir sin complejos las transferencias en materia de transporte y gestión de los recursos energéticos para Extremadura ya, y que nuestros políticos empiecen a gestionar nuestros propios trenes, nuestras centrales, nuestros residuos y otras vergüenzas.

En Barcelona (por ejemplo) en el ámbito del transporte están hace tiempo los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya, el Metro y las Cercanías de RENFE (que están siendo ahora también transferidas), hay tres aeropuertos a menos de una hora (El Prat, Girona y Reus) e innumerables autovías y autopistas de peaje y de no-peaje. A la hora de desplazarse cada uno elige qué servicio usar.

Leer el resto de la noticia

“La definición del Catalán como lengua propia de Cataluña no puede justificar la imposición estatutaria del uso preferente de aquella lengua en detrimento del Castellano, también lengua oficial en la Comunidad Autónoma”

Éste no es el primer país bilingüe donde vivo. Tampoco es el primer país plurinacional en el que trabajo. Además, provengo de Extremadura, una región fronteriza en la que se rotula ocasionalmente en Portugués, y debo decir que el “patriarca” de mi familia es de La Guardia (desembocadura del Río Miño en su frontera con Portugal, en Pontevedra) y habla Gallego y Castellano. Soy profesor de idiomas y filólogo, y tengo familiares (en esta y previas generaciones) de varias culturas y procedencias geográficas.

Todos estos antecedentes pretenden posicionarme ante el debate sobre la utilización del Catalán como lengua preferente en el Ayuntamiento de Barcelona, sobre lo que dictan tanto la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional (revisando la posible inconstitucionalidad de algunos preceptos del Estatuto de Autonomía) como un auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que anula de manera cautelar algunos artículos del Reglamento de Uso de la Lengua Catalana del Ayuntamiento de Barcelona. Yo me planteo qué implica todo esto.

¿Un clavo más en la tumba de una lengua más? (lo que significaría caminar hacia una lengua menos). Restar es el problema. Las condenas vienen servidas en muchos formatos y acatarlas puede ser inmoral y de necios.

Leer el resto de la noticia

Esta vez la de los 35 me viene con adelanto. Hoy, cuando he visto tambalearse ligeramente una meta a la que no sé ni por qué aspiro, me he encontrado a mí mismo buscando una motivación para seguir mirando al horizonte sin temor al abismo que hay detrás de mí. A un lado la nada, al otro el todo. Yo en el medio y, paradójicamente, ya no sé si voy de frente o de culo. Miro hacia arriba buscando huir, pero el cielo me escupe. Miro hacia abajo y el charco en el que me yergo sugiere una imagen tan deformada que no me reconozco en ella. Tú te has ido, primero para siempre, y ahora por unas semanas, y siempre estarás ahí, pero nunca eres la misma. Perdido.

Saberme abandonado por mi hada me dota de cierto halo de victimismo que hace que cualquier lobo pueda olerme en mi charco. Me acecha todo tipo de alimañas, y yo me desnudo al viento para sentirme vivo. Y lo noto. Percibo el aliento que me empuja al vacío, y me falta el beso que me acompañe por el camino. Ciego.

Leer el resto de la noticia

Sé que mientras escribo esto puedes haber muerto. En las últimas semanas he intentado, no sin un enorme esfuerzo por mi parte, arrancarte dos o tres momentos de sonrisa, dos o tres pequeñas victorias sobre el tiempo, la enfermedad y la muerte.

Cuando te decía que para aprobar mi asignatura es importante sonreir, lo único que pretendía transmitir es la enorme importancia de un gesto tan simple y tan potente como la sonrisa en tu vida y en la de los que te rodeamos.

No, evidentemente no está en tu libro de texto, ni tampoco “entra” en Selectividad, ni lo encontrarás en los criterios de evaluación, pero una persona que no es capaz de sonreir sí es una persona enferma.

Leer el resto de la noticia

A mí la belleza me gusta.

Llámalo selección natural o lavado de cerebro, pero tengo la puñetera manía de preferir siempre lo bello a lo ordinario, o a la fealdad.

Cierto es que la belleza es como los gases o los líquidos, es decir, toma distintas formas según el recipiente, pero dicho así, generalizando mucho, a mí la belleza me gusta.

Cuando toca discriminar (que es parte del proceso de madurar: tomar partido, descartar opciones, cerrarse puertas y quemar puentes) es cuando más claro tengo que a mí la belleza me gusta. Y suelo tomar partido por la belleza en las situaciones difíciles.

Leer el resto de la noticia

A veces parece que, pese a conocer perfectamente las consecuencias de nuestros actos, preferimos jugar a intentar luchar contra lo inamovible, o nos encontramos improvisando patéticas maneras de morir y de no vivir.

Esta noche da lo mismo que te dé un beso o que me vomites en el zapato. Acabas de matar la última posibilidad, y ni siquiera me molesto en decírtelo. No serviría. Por cierto, no va a pasar nada si me sonríes.

Huele a naranjas y a vino, y ni siquiera recuerdo tu nombre. Cuando te dije que siempre estaría contigo probablemente era exactamente lo que quería decir, que siempre estaría contigo, y ya eso tampoco importa. Insisto, no te va a doler una sonrisa.

Leer el resto de la noticia

T-10

26031333010313070001

Es curioso cómo a los viejos nos da por pensar en las cosas que nunca dijimos porque nos pareció que no hacía falta. Mentira. La vida sólo son diez viajes como diez suspiros. Mi validez se acaba y no quiero dejarle sin que sepa que lo ha sido todo para mí, que echaré de menos sus bolsillos, sus caricias alisándome la espalda, sus besos en mis esquinas… Tengo que decírselo, tiene que saberlo…

TE QUIERO

Leer el resto de la noticia

Me duele

Me duele el cuello, cambio de postura, abro un ojo. Son las 6:49. Estoy solo, como cada día desde hace unos cuatro años. Intento volver a dormir, pero es inútil. Pienso en el bultito del lunar de la espalda, y espero que no sea un melanoma. De todas formas no pienso ir a que un médico me diga que estoy condenado a muerte. Eso ya lo he deducido yo solito. Me raspa la garganta, desde la operación de muñeca no fumo, pero a veces vuelvo a roncar. Pongo la radio de mi despertador. Casi me quedo dormido. Suena la alarma. Las 7:30. Entra luz por la persiana. Me duele la cabeza y estoy demasiado cansado como para afeitarme. Es igual, ¿a quién pretendo engañar? Tengo 34 años, me siento viejo, feo e inútil.

Preparo un bol de leche caliente con cereales. Ahora me siento un poco mejor. Elijo una camisa, unos pantalones, un cinturón, una corbata (sí, nuestra corbata), unos zapatos… mierda, tengo que planchar la camisa y la espalda me está matando. Me ducho con agua hirviendo y me deja de doler la espalda. Me pongo la ropa, cojo las llaves, la cartera, el móvil, el I-Pod y salgo del piso donde tengo una habitación alquilada desde Septiembre. Llevo 14 horas y media sin hablar con nadie y lo primero que escucho, aparte del señor de la radio de mi despertador, es a John Lennon cantándome al oído “Nobody loves you when you’re down and out”.

Leer el resto de la noticia

 Página 1 de 2  1  2 »