Un alquiler compartido cuesta de media en la ciudad condal entre 354 y 480 euros por estudiante, mientras que en Madrid oscila entre 158 y 350 euros

La diferencia radica en que algunos de los principales centros universitarios se ubican en los barrios más céntricos y en las zonas más caras de Barcelona

Compartir un piso de estudiantes resulta más económico en Madrid que en Barcelona. Así se desprende de un estudio, realizado por el metabuscador inmobiliario Nuroa.es, que desvela que un piso compartido en los barrios más próximos a las universidades barcelonesas cuesta entre 354 y 480 euros por estudiante al mes de media. En cambio, en la capital española, alojarse en un piso compartido en los barrios junto a los campus costaría entre 158 y 350 euros de media en función del centro de estudios.

Leer el resto de la noticia