UNIVERSIDAD PÚBLICA DE NAVARRA

La de ha obtenido la calificación sobresaliente cum laude con mención Doctor Europeo

Al hacer , la muscular se refleja en una pérdida de potencia. Ésta puede ser medida con el electromiógrafo, el instrumento que registra la actividad eléctrica producida por los músculos. Miriam González Izal, ingeniera de telecomunicación y doctora por la Universidad Pública de Navarra, ha desarrollado un modelo que relaciona las señales de electromiografía de superficie (registradas con electrodos colocados sobre la piel) y la pérdida de potencia muscular debido a la . Su tesis doctoral ha recibido la calificación sobresaliente cum laude con mención Doctor Europeo.

“La fatiga es una sensación de cansancio que nos acompaña en nuestra vida diaria, pero al ser una sensación subjetiva, es muy difícil medirla -explica la autora-. Por eso, como medidor objetivo de la fatiga muscular suele utilizarse la pérdida de potencia o fuerza. Sin embargo, hay ejercicios dinámicos, como por ejemplo caminar, en los que sigue siendo muy difícil medir la pérdida de potencia”. En su investigación, Miriam González Izal ha logrado relacionar la señal de electromiografía y la pérdida de potencia de manera que “la fatiga puede ser captada en prácticamente cualquier situación o ejercicio físico”.

Leer el resto de la noticia