UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Los expertos han encontrado una nueva vía para estimular una respuesta celular que palia los efectos de la aun en ausencia de actividad del receptor de insulina

Los resultados del estudio, liderado por , han sido publicados en la

Científicos de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla han hallado la cura para la diabetes de un tipo de gusano conocido como Caenorhabditis elegans. El estudio, publicado en la revista científica Aging Cell y liderado por el investigador Manuel J. Muñoz, demuestra como puede utilizarse una vía alternativa para estimular una respuesta celular ante la ausencia de actividad del receptor de insulina, una reacción que no se produce de forma natural en los nematodos diabeticos. A nivel molecular, estos nematodos diabéticos presentan problemas similares al de los humanos que padecen diabetes tipo 2. Los resultados obtenidos abren la puerta al desarrollo de un posible fármaco que simule la reacción obtenida por estos investigadores en el laboratorio.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Un artículo publicado en la por investigadores de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (UPO), el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (), y el Centre for Biomedical Research on Rare Diseases () de Estados Unidos, ha sido seleccionado como uno de los mil mejores trabajos de investigación del año 2009 por Faculty of 1000, una publicación electrónica en la que reputados especialistas de distintos campos seleccionan y valoran publicaciones científicas, constituyendo un top 1000 de carácter mundial.

En el artículo, los investigadores María Jiménez-Hidalgo, Carlos Santos-Ocaña, Sergio Padilla, José Manuel Villalba, Guillermo López-Lluch, Alejandro Martín-Montalvo, Ronald K. Minor, David Sinclair, Rafael de Cabo y Plácido Navas establecen la existencia de una proteína (NQR1) cuya sobreexpresión alarga significativamente la vida de la levadura a través de una inducción del metabolismo respiratorio. La originalidad y novedad de esta proteína radica en su localización en la membrana plasmática donde modula los niveles de NAD+ y por tanto el metabolismo bioenergético a través de la activación de las sirtuínas. Estos estudios, llevados a cabo a un nivel molecular, han permitido explicar los efectos de la restricción calórica sobre la en ratones a través de una proteína localizada en la membrana plasmática. Por ello, este estudio abre un nuevo frente de estudio, el papel de la membrana plasmática como primera barrera celular en la regulación del envejecimiento y por tanto una nueva diana en la búsqueda de compuestos o dietas que incrementen la esperanza de vida en nuestra sociedad.

Leer el resto de la noticia