UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Ha colaborado en la realización del informe técnico necesario para avalar la solicitud

El , en colaboración con Olga Borbolla Tárano y Lucía Fernández Granados -licenciadas en Historia por la UC que además han realizado el Máster en Patrimonio Histórico y Territorial de la institución-, ha realizado el informe técnico que avala la candidatura del cocido montañés como . Se trata de uno de los diversos trámites que es necesario efectuar para obtener esta declaración por parte de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria.

Plato típico, pero sobre todo representativo de la gastronomía y cultura de esta región, el cocido montañés quiere despertar de su letargo reducido a una serie de localidades. “El objetivo de obtener esta declaración de Bien de Interés Cultural es llevar a cabo una puesta en valor auspiciada y compartida por todas las gentes de Cantabria, resaltando el carácter de identidad, tradición, simbolismo, prácticas y demás aspectos interrelacionados que forman parte de no sólo una seña gastronómica, sino además cultural e inmaterial que con el paso del tiempo puede llegar a perderse”, explica José Luis Pérez, director del de la UC. Según añade, el del cocido montañés “no es un caso exclusivo”, ya que la sigue una línea de protección del Patrimonio Inmaterial desde su convención de París del año 2003, mediante la cual la dieta mediterránea se ha declarado Patrimonio de la Humanidad y a ello contribuyó la previa declaración como Bien de Interés Cultural en la Comunidad Autónoma de Murcia en 2008.

UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

El  hace público un completo dossier sobre esta obra flamenca

El retablo de San Bartolomé, ubicado en la Iglesia de Santa María del Puerto de Santoña, ha sido elegido como Pieza del Mes de octubre dentro del proyecto divulgativo del patrimonio artístico y cultural que desarrolla el de la Universidad de Cantabria (UC). La página web www.unican.es/Aulas/patrimonio/La+Pieza+del+Mes.htm incluye desde hoy un completo dossier sobre el retablo, montado en 1561 en el templo de origen románico.

Esta ficha, elaborada por la doctora en Historia del Arte por la UC Isabel Cofiño Fernández, explica cómo la tabla fue restaurada en 1974 y expuesta después junto a las esculturas del retablo de Nuestra Señora de Belén de Laredo, lo que supuso la puesta en valor de ambas piezas. Según apunta Cofiño, actualmente el retablo santoñés es considerado una extraordinaria muestra del genio de los artistas flamencos.

Leer el resto de la noticia