UNIVERSIDAD DE SEVILLA

El grupo de investigación que dirige el catedrático de la Universidad de Sevilla Ernesto Carmona Guzmán dentro del grupo más amplio de “Síntesis de Compuestos Organometálicos y ” en el Instituto de Investigaciones Químicas del Centro de Investigación de La Cartuja (centro mixto de la Universidad de Sevilla y el , CSIC) estudia por un lado la síntesis y la caracterización estructural de compuestos con enlace múltiple metal-metal, y por otro la reactividad de moléculas pequeñas como el , el metano o el dióxido de carbono, frente a complejos de metales de transición como el rodio, el iridio o el platino. Para ello analizan los enlaces que el establece consigo mismo y con otros elementos como el carbono o el silicio (marcaje con deuterio y tritio).

El profesor Carmona, director de este grupo de investigación, explica que el hidrógeno tiene hoy día un gran interés para su uso en pilas de combustible y que un objetivo importante es obtenerlo de manera limpia a partir de la descomposición del agua (H2O), con ayuda de la energía del sol. Asimismo, se trabaja con los enlaces del metano (CH4), el componente fundamental del gas natural, para obtener otras moléculas como el metanol o el ácido acético muy utilizados en la industria química.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSITAT JAUME I

La división farmacéutica de la empresa y el grupo de y de la Universitat Jaume I han evaluado las posibles aplicaciones de una serie de compuestos de rutenio para su futuro empleo en el tratamiento de como el .

El estudio, publicado recientemente en la prestigiosa Zebrafish, ha concluido que el compuesto de rutenio empleado tiene la capacidad de actuar como neuroprotector o antitumoral dependiendo de la concentración con la que se aplique. De modo que, en dosis bajas, el compuesto actúa como antioxidante impidiendo el deterioro de las células, por lo que, podría emplearse para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Mientras que en altas concentraciones, este compuesto puede convertirse en una sustancia tóxica que provoque la muerte selectiva de células enfermas y, por tanto, es un buen candidato para el diseño de fármacos .

La investigación en las aplicaciones biomédicas de este tipo de compuestos es relativamente reciente, por lo que la Universitat Jaume I se sitúa a la vanguardia de este nuevo campo de estudio gracias a la colaboración de la empresa granadina. Los resultados ya se han presentado en varios congresos científicos, en concreto, en el congreso europeo 6th Zebrafish Genetics And Developmental Meeting celebrado en Roma y en la XXXII Reunión Bienal de la que tuvo lugar en Oviedo en 2009.

Leer el resto de la noticia