UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

El trabaja en la búsqueda de las condiciones óptimas para llevar a cabo la biotransformación, así como en la obtención de una cepa super-productora de e hidrógeno.

del grupo TEP 105: Reactores Biológicos y Enzimáticos de la Universidad de Cádiz, dirigidos por el catedrático Domingo Cantero Moreno, trabajan en un Proyecto de Excelencia concedido por la Junta de Andalucía, que bajo el nombre “Aprovechamiento de la glicerina por vía fermentativa: alternativa de viabilidad para la industria del biodiesel” tiene como objetivo revalorizar la glicerina tratando de desarrollar vía microbiana un proceso para la producción de etanol e hidrógeno, a partir de este subproducto generado en el proceso de producción del biodiesel.

Para entender mejor este estudio es importante señalar que dentro del proceso de producción de biodiesel se origina un subproducto: la glicerina. De hecho, por cada diez kilos de biodiesel, uno es de glicerina, una sustancia que se ha convertido para muchas industrias en un problema ya que aunque sirve para la elaboración de lubricantes o cosméticos, la enorme cantidad que se genera ha inundado el mercado de tal forma que en muchas ocasiones supone un elevado coste retirarla. Por ello, “desde nuestro grupo de investigación, vemos la glicerina como una fuente de carbono para los microorganismos, y por ello estamos trabajando para revalorizarla”, como explica el profesor Domingo Cantero.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD DE BARCELONA

La () publica hoy en portada un artículo en el que se demuestra que formadas por pocos átomos de plata evitan los daños celulares provocados por el . El trabajo ha sido liderado por de la Universidad de Barcelona y se ha llevado a cabo en colaboración con el Laboratorio de Magnetismo y Nanotecnología de la Universidad de Santiago de Compostela.

«Los resultados del estudio muestran que estas agrupaciones de pocos átomos de plata oxidan el etanol en concentraciones similares a las que se encuentran en la sangre de los enfermos alcohólicos, y lo hacen, además, en valores de potencial de membrana y de pH compatibles con los de las de los mamíferos», explica Gustavo Egea, catedrático del Departamento de Biología Celular, Inmunología y Neurociencias de la Facultad de Medicina de la UB e investigador adscrito del Instituto de Nanociencias y Nanotecnología (IN2UB) y del ().

Leer el resto de la noticia