UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Los pacientes de pesimistas sufren mayor número de ingresos hospitalarios que los optimistas, cuya mayor adaptación al tratamiento les facilita una mejor evolución. Así lo establece una investigación en la que ha participado el Departamento de Psicología de la Salud de la UA y realizado conjuntamente con hospitales de Alicante, Granada y Segovia.

Concluye este estudio, publicado en la Revista Española de Nefrología, que el rasgo de personalidad pesimista se asocia con los ingresos hospitalarios independientemente de la edad, el tiempo en diálisis y el grado de otras enfermedades del paciente. A su vez, los pacientes con un rasgo de personalidad optimista tienen una mejor salud percibida. Por parte de la Universidad de Alicante ha participado en esta investigación el catedrático Abilio Reig.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

El trabajo, presentado por Begoña Ruiz de Alegría, concluye que la impacta de manera menos negativa que la en la calidad de vida

Un paciente sometido a diálisis ve su vida inevitablemente perjudicada por el tratamiento. A pesar de los avances médicos, la calidad de vida percibida por estos enfermos renales apenas ha mejorado, aunque varía según la persona. A partir de este dato, Begoña Ruiz de Alegría ha observado la evolución emocional de los pacientes tratados con diálisis en la (hemodiálisis hospitalaria y diálisis peritoneal en el propio domicilio). Así, ha determinado los factores que influyen en esta evolución emocional y que provocan que no todos los pacientes asimilen su enfermedad de la misma manera, para poder establecer futuras intervenciones que mejoren su calidad de vida. Su tesis, defendida en la UPV/EHU, se titula Vivir en diálisis. Afrontamiento y calidad de vida.

Los resultados de la investigación desvelan un proceso de afrontamiento dinámico de la enfermedad por parte del paciente. Según Ruiz de Alegría, el inicio de la diálisis implica un impacto que se afronta por medio de la catarsis emocional. Luego se comienza a regular las emociones. A los seis meses se puede procesar la situación cognitivamente, y, finalmente, al cabo del año se adopta un afrontamiento más activo e instrumental.

Leer el resto de la noticia