UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Tras varios años de investigación los resultados han sido recientemente publicados en la , foro de expresión de la Sociedad Americana de Neurociencias

del grupo de Fisiología y Plasticidad Neuronal de la Facultad de Biología en la Universidad de Sevilla han demostrado el papel beneficioso de los implantes de células progenitoras neurales para la recuperación de las señales neuronales de las células lesionadas en el cerebro adulto. Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Un equipo de ha diseñado una molécula sensible a la luz ultravioleta que permitirá caracterizar la localización de receptores involucrados en procesos como el aprendizaje o las emociones. Antonio Rodríguez Moreno, profesor de la UPO, participa en este estudio internacional publicado en la

Un equipo internacional de científicos ha desarrollado la síntesis de una nueva molécula que permitirá afinar en el estudio de los receptores de tipo NMDA, implicados en la mayoría de los procesos plásticos del sistema nervioso, tales como el aprendizaje. El Laboratorio de Neurociencia Celular y Plasticidad de la Universidad Pablo de Olavide, dirigido por el profesor Antonio Rodríguez Moreno, ha colaborado en este trabajo de gran utilidad para la realización de estudios neurobiológicos. En el estudio, publicado por la prestigiosa revista Journal of Neuroscience, participan los laboratorios de los Henry Anderson, de la , y de Ole Paulsen, de la .

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ DE ELCHE

Un equipo de investigación del , centro mixto de la Universidad Miguel Hernández de Elche y el CSIC, ha clarificado el papel de la proteína CBP en algunos casos de retraso mental y de . El descubrimiento ha sido un logro de los Ángel Barco y Luis Miguel Valor. El estudio ya se ha publicado en .

Un tipo de retraso mental poco frecuente, el síndrome de Rubinstein-Taiby, está causado por mutaciones en el gen que codifica la proteína CBP. Esta proteína regula la expresión de genes mediante la modificación química de las proteínas histonas que se encargan de empaquetar el ADN en el núcleo celular. Esta modificación química, denominada acetilación, permite relajar el grado de empaquetamiento del ADN, lo que facilita el acceso de proteínas activadoras de la expresión de genes. Estudios recientes han demostrado que esta modificación está implicada en funciones normales de las neuronas, como la formación de recuerdos, y en procesos patológicos, como las deficiencias cognitivas y la neurodegeneración.

Leer el resto de la noticia