UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

El uso de técnicas de ultrasecuenciación permitirá conocer de forma global el proceso leucemogénico y encontrar biomarcadores oncológicos para desarrollar terapias personalizadas más efectivas

La investigación de la profesora de la CEU-UCH Mariam Ibáñez Company ha obtenido una de las cinco becas a la investigación que otorga la Fundación Española de Hematología y Hematoterapia (FEHH)

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

La tesis doctoral de Carlos Manuel Santamaría, dirigida por el doctor Marcos González Díaz, avanza en la identificación de genes que permiten diferenciar leucemias en función de su agresividad y descubrir señales de alarma para predecir futuras recaídas

La tesis doctoral de Carlos Manuel Santamaría Quesada titulada “Estudio de marcadores moleculares para el pronóstico y seguimiento de la enfermedad residual mínima en pacientes con ” ha conseguido el premio de la Fundación Doctor Moraza de la Universidad de Salamanca, dotado con 3.530 euros. Un galardón que en su nombre recogerá mañana viernes, 28 de enero, durante la sesión académica de Santo Tomás de Aquino, su director de tesis, el doctor Marcos González Díaz del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca y profesor asociado al Departamento de Medicina de la institución académica.

La investigación de Santamaría se centra en la enfermedad residual mínima, esto es, en las posibles recaídas de los pacientes de la leucemia mieloblástica aguda (), un tipo de cáncer que afecta a la sangre, que tiene mayor incidencia en la población adulta y que se constituye como una patología altamente heterogénea. Así, su tesis doctoral, defendida en 2009, avanza en la identificación de nuevos marcadores moleculares o genes que permiten, por un lado, “diferenciar aquellas leucemias de una evolución más lenta de las que presentan un comportamiento muy agresivo y representan un mal pronóstico para el paciente” y por otro, “hacer un seguimiento más preciso de la evolución de las células tumorales que quedan en el cuerpo del paciente después del tratamiento de quimioterapia”. Este seguimiento, según declaraciones de Santamaría al área de Comunicación de la Universidad, “determinaría los niveles de los marcadores que pueden considerarse señales de alarma para predecir una futura recaída del paciente”.
En concreto su tesis doctoral se centra en las leucemias con cariotipo normal, es decir, en aquellos pacientes que no presentan alteraciones en sus cromosomas y carecen, por tanto, de marcadores que determinen si es una enfermedad de buen o de mal pronóstico. La investigación premiada por la Fundación Dr. Moraza “aporta precisamente cinco nuevos marcadores que permiten estratificar en grupos de riesgo a esos pacientes y descubre los niveles críticos o señales de alarma en otro subtipo de leucemia, la M3, de buen pronóstico pero que requiere un seguimiento exhaustivo del paciente”.
Dado que esta leucemia incluye diferentes subtipos con distintos pronósticos, que van desde una supervivencia a los 5 años superior al 80% hasta otros muy desfavorables, Santamaría asegura que “cuanto mejor definamos el diagnóstico y la clasificación de las leucemias, mejor podremos lograr un abordaje terapéutico más específico del paciente, según las características biológicas de su enfermedad”. Por eso, aunque por el momento el principal tratamiento de estas patologías es la quimioterapia, las investigaciones van dando poco a poco frutos en la búsqueda de nuevos tratamientos específicos, cuyo objetivo es lograr un combate más eficaz de las células tumorales sin afectar a las células sanas del paciente. Concretamente, la LMA-M3 ya se trata con fármacos específicos. En estas terapias dirigidas a dianas determinadas queda mucho camino por recorrer pero “es importante dar pequeños pasos en aras de un futuro beneficio del paciente”, asevera Carlos Manuel Santamaría.
Su investigación da un pequeño paso más en este sentido y por ello ha sido reconocida por la Fundación Doctor Moraza, un premio que se otorga en memoria del fallecido catedrático de Cirugía de la Universidad de Salamanca, el doctor Miguel Moraza Ortega. Según Santamaría, esta distinción “viene a reconocer no un esfuerzo individual, sino la labor de todo un equipo encabezado por el doctor Marcos González del Servicio de Hematología, un centro de referencia a nivel nacional, y de un grupo de trabajo muy respetado a nivel internacional, dirigido de forma excepcional por el profesor Jesús San Miguel”.