Antes de lanzarnos a considerar pros y contras, lo primero es tener un conocimiento de las diferentes opciones. Aunque la variedad de tipos y estilos de alojamiento es grande, en general todos ellos pueden clasificarse como (llamados también residencia de estudiantes), colegios mayores o .

Algunos de vosotros quizás os estáis preguntando, ¿pero no es lo mismo una residencia universitaria y un colegio mayor? Hay gente que utiliza los dos términos por igual, pero conviene distinguir entre ellos. En realidad corresponden a dos tipos de alojamiento estudiantil muy diferentes. Empecemos con las residencias universitarias.

Residencias Universitarias

Leer el resto de la noticia

no tiene por qué ser una experiencia de la que arrepentirse, basta un poco de empatía y tratar de solucionar los roces que puedan surgir en el día a día.

Compartir piso es una excelente opción durante la etapa universitaria, ya que normalmente es más económico que vivir en una residencia y te dará más libertad de movimientos. Además, si sabes aprovechar bien la experiencia, tendrás la oportunidad de conocer gente nueva y hacer amigos para toda la vida, aunque, para ello, tendrás que aprender a convivir con personas diferentes a ti, acatando unas normas basadas en el respeto mutuo.

Recuerda que no vives sólo

Leer el resto de la noticia

Convivir en un piso de estudiantes puede ser un infierno o una experiencia divertidísima, pero hay que dar con la casa adecuada y con los compañeros ideales ¿lo conseguiremos?

¿Con amigos o sin ellos?

Es probable que varios de nuestros amigos estudien en la misma universidad e incluso en la misma clase que nosotros, pero debemos pensar con detenimiento si compartimos piso con ellos o le alquilamos una habitación a desconocidos.

Debemos pensar en los pros y los contras de cada situación y tomar la decisión que más nos beneficie. A veces, con amigos hace que dejen de serlo, la convivencia crea fricciones y cuando se pasan muchas horas al día junto a otra persona, podemos acabar hasta el gorro de ella. Por otro lado, vivir con otras personas que no conocemos es una lotería: lo mismo nos toca gente estupenda con la que congeniamos enseguida o lo mismo son una panda de psicópatas que pertenecen a una asociación de amigos del pimiento. Hagamos lo que hagamos, sopesemos las opciones con cabeza.

Leer el resto de la noticia