UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Muchos ven. En la actualidad hay baratos y satisfactorios dispositivos electrónicos que se lo permiten, por ejemplo una cámara digital. Pero los autómatas móviles deben además “entender” lo que que perciben para orientarse en una habitación, salvar un obstáculo o reconocer en qué punto de un pasillo se encuentran. La Universidad de Alicante está investigando cómo lograr que “aprendan” a hacerlo.

“Tratamos de que el en movimiento interprete lo que ve”, indica Diego Viejo, profesor de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la UA y miembro del grupo de investigación y Visión Tridimensional (ROVIT) de la UA, cuyas líneas de trabajo incluyen el aprendizaje de los robots y su tratamiento de la visión en tres dimensiones y que dirige Miguel Ángel Cazorla. También experimentan el desarrollo de técnicas de realidad aumentada, la localización visual, topológica y métrica y los métodos de localización y mapeado simultáneos en róbotica móvil. La UA lleva a cabo también en este terreno una actividad didáctica y divulgativa, de la que ha sido un ejemplo las recientes jornadas de divulgación de la móvil que ha coordinado Diego Viejo.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

El Grupo de Inteligencia Computacional de la Facultad de de la UPV/EHU realiza investigaciones sobre diversas materias. Iván Villaverde, miembro de este grupo, ha sacado provecho de esta multimodalidad. Por primera vez, ha aplicado a móviles unos algoritmos que se utilizan, entre otras, en la línea de investigación del análisis de imágenes hiperespectrales. Con esta aplicación, su propósito es que los mejoren su capacidad de localización espacial y sus recursos para detectar el entorno. Ha presentado su en la UPV/EHU.

La tesis doctoral de Villaverde se titula On computational intelligence tools for vision based navigation of mobile robots (Técnicas de inteligencia computacional para navegación visual de ). Este investigador ha estudiado cómo se puede mejorar la navegación visual de pequeños , los cuales podrían resultar útiles en el entorno laboral (por ejemplo, para repartir el correo de mesa en mesa), aplicando técnicas que nunca antes se habían probado en la . Principalmente, se ha basado en un sistema algebraico que utilizan en la línea que investiga la hiperespectrometría: la computación reticular. Se trata de un sistema basado en conjuntos de datos (en vez de en números) con un ordenamiento interno concreto. Tal y como se ha podido concluir de las primera pruebas, esta técnica, entre otras, puede resultar útil para la mejora de la navegación visual de los robots.

Leer el resto de la noticia