UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID

Un estudio de de la UPM contribuirá a acelerar la reconstrucción del país a través del diseño de una normativa sismo resistente que permita combatir futuros seísmos

En enero de 2010, un de magnitud 7 en la Escala Richter con epicentro en , sacudió dejando efectos devastadores que sumieron al país en una situación catastrófica y de extrema pobreza. Más de 200.000 personas perdieron la vida, cerca de 300.000 resultaron heridas, 1.3 millones perdieron su hogar y un 90% de las viviendas quedaron destruidas. La catástrofe evidenció la necesidad de adoptar medidas preventivas y de diseñar planes de emergencia para evitar que futuros causen tragedias similares.

La reconstrucción del país fue entonces un tema prioritario en el ámbito de la cooperación internacional, si bien casi dos años después no se ha avanzado demasiado. Haití “sigue necesitando una suma de pequeñas contribuciones eficaces que contribuyan a su reconstrucción”, señala Belén Benito, catedrática de la ETSI Topografía, Geodesia y Cartografía e investigadora principal del proyecto SismoHaití, que desarrolla el Grupo de Investigación en Ingeniería Sísmica, Dinámica de Suelos y Estructuras de la Universidad Politécnica de Madrid. El estudio pretende aportar conocimiento e información para que se tomen medidas preventivas ante el riesgo sísmico existente y, de este modo, evitar que un posible terremoto futuro en el país, produzca una catástrofe similar a la acontecida en 2010.

Leer el resto de la noticia

UNIVERSIDAD DE NAVARRA

, de la Universidad de Navarra, analizó métodos complementarios para predecir seísmos: emisión de gases, comportamiento animal y sedimentos

“Las experiencias recientes de , como el que ocurrió el miércoles a 20 kilómetros de Van (Turquía), nos han demostrado que las normas de construcción sismorresistente no salvan vidas por sí solas, ni mitigan los desastres: tienen que acompañarse de otras medidas como la planificación urbanística y la pedagogía”. Así lo indicó Antonio Aretxabala, geólogo de la Universidad de Navarra, con motivo de su conferencia ‘España, un país sísmico: consecuencias arquitectónicas de los últimos ’, celebrada en el Planetario de Pamplona, dentro de las , la Innovación y la Tecnología del campus.

Como ejemplo, el profesor del Laboratorio de de la Escuela de mencionó el caso de Estambul, donde se espera un gran en los próximos 20 ó 30 años y ya se han comenzado a aplicar medidas preventivas. “Es una megalópolis de 12 millones de habitantes en la que el 60% de los edificios son vulnerables desde el punto de vista de la resistencia a los seísmos. Los códigos técnicos no son suficientes; debe planificarse el territorio acorde con la actividad que se espera de las fallas activas. En ello está implicada toda la comunidad: los ayuntamientos, el gobierno, las ONG…”, explicó.

Leer el resto de la noticia