Por Nuria Cardoso

Mike Milanovic, Consejero Ejecutivo de

Cambios socio-económicos sin precedentes han llevado a modificar la manera en que el idioma está siendo enseñado y usado en todo el mundo. Esta lengua juega ahora un nuevo y preeminente papel en las escuelas y en muchos contextos profesionales que apuntan a cambios para los docentes en el sector de la de idiomas. En estos momentos, los profesionales en la educación y de la evaluación están trabajando para asegurar que la calidad de sus enseñanzas superan las expectativas de los diferentes sectores.

El crecimiento del inglés en el mundo

Existen alrededor de trescientos cincuenta millones de personas en el mundo que hablan inglés como primera lengua y cerca de mil millones o más que están aprendiendo y usando el inglés como segundo idioma. El inglés se ha convertido en la lengua global para los negocios, es también el idioma más utilizado en Internet y la lengua franca entre la comunidad científica. Ante esta situación, los sistemas de educación de muchos países se ven en la disyuntiva de dar respuesta a la creciente demanda social y laboral y de hacerlo bajo unos estándares de calidad altos.

La globalización es el principal factor que dirige estos cambios. Las economías, las sociedades y las culturas de todo el mundo se enriquecen al participar e integrarse en una amplia red de comunicación. Los hombres de negocios son cada vez más móviles gracias a las mejoras en el transporte y a las facilidades de las comunicaciones aportadas por los avances tecnológicos. El desarrollo de una verdadera economía global es un factor de cambio en la economía mundial facilitado por la caída de las barreras asociadas con el lenguaje o la cultura, que pueden ser reducidas si se adopta el inglés como el principal lenguaje de comunicación.

La prevalencia del inglés en las escuelas

El inglés se ha convertido en el principal idioma en el mundo de los negocios y, por lo tanto, el currículo de las escuelas de todo el mundo ha reflejado esa situación. En la última década, ha habido una rápida expansión del inglés que se aprende en las escuelas primarias de muchos países y un gran número de estados tienden hacia el desarrollo de poblaciones bilingües en inglés y en su lengua autóctona.

Casi sin excepción, el inglés está convirtiéndose en el idioma extranjero que se aprende en la escuela y, en algunos países, ha reemplazado a lenguas como el francés o el ruso. Otros van más lejos y están adoptando o han adoptado el inglés como la lengua en que se enseñan el resto de las materias.

La necesidad de contar con profesores cualificados

La introducción del inglés en el currículo escolar supone una enorme presión para los sistemas educativos, porque significa que los gobiernos y las instituciones privadas tienen que plantar cara a una gran escasez de profesores de inglés, tanto en términos de sus conocimientos de este idioma como también en términos de sus habilidades para enseñar el mismo.

Como decíamos antes, a muchos profesores se les pide ahora que enseñen inglés o incluso que impartan las materias del currículo escolar en este idioma. La responsabilidad y el esfuerzo de estos profesores es aplaudida por la comunidad educativa, pero su adaptación no deja de ser problemática porque no es fácil alcanzar niveles correctos de entrenamiento y conocimiento de la lengua. Esto puede tener un impacto negativo en la calidad de la educación. Por lo tanto, las necesidades de la educación deben focalizarse en las habilidades el profesorado en ambas lenguas y en sus habilidades pedagógicas en relación con la enseñanza del inglés o a través del inglés.
Mejoras en el acceso a la educación

Como resultado del énfasis en el aprendizaje del inglés desde una edad temprana, los estudiantes que adquieran un conocimiento del inglés adecuado tendrán mayores oportunidades de trabajo y la posibilidad de desplazarse más fácilmente entre diferentes países. La preeminencia del inglés también supone que no tendrán que aprender una tercera lengua extranjera para acceder a la alta educación y a la alta empresa. En el contexto de la universidad, por ejemplo, centros en Alemania, España y Escandinavia, por mencionar sólo algunos, ya ofrecen un amplio rango de cursos impartidos en inglés; mientras que otros países les seguirán pronto.

Foco en la calidad

Con el conocimiento del inglés como una premisa necesaria, la calidad de la enseñanza y de la evaluación debe reflejar la importancia de la materia. El incremento en el uso del inglés como el idioma global de los negocios sólo puede ayudar al desarrollo del comercio internacional y reduce la importancia de los límites nacionales como barreras en el comercio. Sin embargo, en el corto plazo, la necesidad de focalizarse en la calidad para el desarrollo de una enseñanza y una evaluación apropiada del inglés es fundamental para asegurar que el inglés es enseñado con las garantías apropiadas.