UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Ángel Marzoa destacó en la Universidad de Navarra el gran esfuerzo que realiza la para que los sacerdotes tengan una formación de primer nivel

“Siempre que se distinga adecuadamente la técnica del contenido, y éste último prevalezca por su calidad, fidelidad y hondura, las no sólo resultan un buen aliado para difundir el mensaje de la Iglesia, sino que son un medio imprescindible”. Así lo aseguró hoy Ángel Marzoa, del Seminario de Tui-Vigo, quien participó en el de la Universidad de Navarra con la ponencia “Formación de los candidatos al sacerdocio y discernimiento de su idoneidad”.

Con respecto al tema de su intervención, explicó que la Iglesia es consciente de la necesidad de que los futuros sacerdotes estén bien preparados para afrontar los nuevos retos de la sociedad, por lo que “les ofrece y exige una formación intelectual de rango universitario. El esfuerzo que cada Iglesia particular realiza en ese sentido no tiene nada que envidiar al nivel de cualquier facultad”.

Así, recalcó que los seminarios imparten “una formación humana e intelectual acorde con la dignidad del sacerdocio y con los más exigentes estándares profesionales de nuestra sociedad”.

Perfiles diferentes en las nuevas vocaciones

Por otro lado, Ángel Marzoa comentó que ha experimentado en su entorno un crecimiento de las vocaciones, con una procedencia más variada que en décadas anteriores: “Unos con su acceso a la universidad recién aprobado, otros con la carrera universitaria ya terminada, algunos incluso después de algunos años de trabajo profesional; también quienes recomienzan su tarea intelectual -interrumpida en su momento por necesidades familiares- después de un tiempo de trabajo. Esta diversidad resulta muy enriquecedora”.

No obstante, reconoció que no es una tendencia general, lo que provoca que “el esfuerzo que hacen muchos sacerdotes sea verdaderamente heroico. Gracias a esa dedicación sin horario, sin límites de kilómetros, en numerosas ocasiones ‘sin derecho’ a un día de reposo, los fieles pueden encontrar siempre la ayuda necesaria para vivir su vida cristiana. Me parece que la sociedad no conoce en todos sus términos hasta qué punto de sacrificio y dedicación llega la vida sacerdotal en tantos casos”.

El rector del Seminario de Tui Vigo hizo estas declaraciones con motivo del XXVI Curso de Actualización en Derecho Canónico de la Universidad de Navarra, en el que participan expertos de España, Italia, Portugal, Colombia, Chile y Francia.