UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Este proyecto se centra en estudiar el cálculo matemático y físico de la dosis necesaria para destruir el , evitando dañar los tejidos sanos

El Profesor de Fisiología Médica y Biofísica de la Universidad de Sevilla Antonio Leal Plaza y su equipo han llevado a cabo una investigación que consiste en ofrecer una técnica radioterápica nueva, aplicando la intensidad modulada al uso de electrones, una metodología aplicable para tumores superficiales que pueden beneficiar a las pacientes con .

Esta técnica investigada, que ya ha sido publicada y que está prevista que se ponga en práctica para el próximo año en el Hospital Virgen Macarena, se centra en estudiar bajo cálculo matemático y físico la dosis necesaria para destruir el tumor con el principal objetivo de dañar lo menos posible el tejido sano.

Este estudio parte de los principios de la IMRT, técnica que usa haces de fotones con intensidad modulada para el tratamiento de tumores profundos como el cáncer de próstata, y cuya aplicación en el Hospital Virgen Macarena fue pionera en España, gracias a la colaboración con la Universidad.

A partir de los resultados obtenidos entonces y una posterior colaboración del profesor Leal con el Fox Chase Cancer Center de Fidalelfia, en EEUU, se gestó la posibilidad de llevar la intensidad modulada al uso no sólo de fotones sino también de electrones para tratamientos de cáncer más superficiales como el de mama y otros en cabeza y cuello.

Por tanto, el principal objetivo de este proyecto es proporcionar a las mujeres el mismo beneficio que se ha dado a los hombres enfermos de cáncer de próstata ya que una de cada nueve mujeres desarrolla en algún momento de su vida un cáncer de mama.

El profesor Antonio Leal Plaza advierte que el uso de fotones para el cáncer de mama conservadora conlleva una dosis en pulmón e incluso en corazón cuando se trata la mama izquierda. A diferencia de los fotones, los electrones permiten que la dosis se quede en la mama afectando en un porcentaje mucho menor a los tejidos sanos. Por otra parte, el uso combinado de electrones y fotones permite irradiar con mayor precisión un volumen pequeño y apostar en muchos casos por una cirugía más conservadora.

Los resultados de esta investigación tienen mucha importancia desde el punto de vista sanitario. Con esta técnica se podría escalar la dosis y apostar por la irradiación acelerada de mama parcial (Accelerated Partial Breast), reduciendo el tiempo del tratamiento. Se trata de una cuestión relevante que podría acelerar los procesos y descongelar de esta forma el tráfico sanitario.

Según el profesor Leal Plaza, esta técnica es una apuesta fuerte en España que presenta una alternativa eficaz a otros métodos más invasivos o otras mucho más costosas como la que ahora se pretende con el uso de haces de protones en centros de prestigio, como es el caso de EEUU.