UNIVERSIDAD DE VALENCIA

El Instituto de Desarrollo Local de la Universitat de València organiza el II Seminario Nacional de Economía y Gestión de la

El Instituto de Desarrollo Local de la Universitat de València celebra esta semana el II Congreso Nacional de Economía y Gestión de la Cultura, un sector con más peso en el PIB que el sector primario (agricultura, ganadería y pesca). El congreso, en el que participarán también expertos internacionales, tendrá lugar en la Facultad de Economía (Salas Ignacio Villalonga y Sánchez Ayuso). El simposio será inaugurado el jueves, 4 de noviembre, a las 10 horas, por la decana de la Facultad de Economía, Trinidad Casasús y por la directora del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local (IIDL), Julia Salom. A continuación, la economista jefe de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo ), Edna Dos Santos-Duisemberg, pronunciará la conferencia inaugural que lleva por título “Creative sector and development. International Competitiveness of Spanish Cultural Sector”.

Las actividades productivas alrededor de la cultura según los cálculos del profesor Ezequiel Uriel para el Ministerio de Cultura, supusieron en 2007 –último año al que llegan las estadísticas– el 3% del PIB, para las actividades culturales y el 3,8% para el conjunto de las actividades vinculadas a la propiedad intelectual. Para hacerse una idea de qué significa esa dimensión, los expertos explican que, para ese mismo año, suponía un tamaño en términos económicos medio punto mayor que el del sector primario (agricultura, ganadería y pesca) –2,5% del PIB– y más de una tercera parte de la aportación PIB del sector de la construcción –10,6% del PIB– . Según recientes estudios, los sectores culturales, muestran niveles de productividad notablemente superiores a otros sectores productivos como el turismo o el comercio que reciben mucha mayor atención pública. También crean empleos que, según los organizadores del congreso, son percibidos como empleos de calidad y ocupan en mayor proporción que el conjunto del sistema económico a jóvenes, licenciados y mujeres. Algunos estudios a nivel internacional incluso apuntan que la constitución de empresas culturales requiere inversiones iniciales bastante reducidas y que muestran tasas de pervivencia superiores a la media del conjunto de las empresas.

“En términos de competitividad internacional, la producción cultural española no queda malparada” asegura el profesor Pau Rausell, uno de los organizadores del congreso. “España se sitúa entre los principales exportadores e importadores de bienes culturales del mundo y es muy relevante el importante papel jugado por el potente sector editorial –en 2006, de los 10 libros más vendidos en el mundo 3 eran de autores españoles–, pero tampoco quedan atrás otros sectores como las artes plásticas”, añade.

“Con estos mimbres, no sería inteligente que la cultura no participara en esa cesta de sectores estratégicos que protagonicen el cambio de modelo productivo” explica Rausell. Pero para ello, los organizadores del congreso consideran necesaria “una visión más sofisticada sobre la realidad que se aleje de los tópicos, lugares comunes, prejuicios, ligereza y equívocos con los que solemos interpretar la realidad de las actividades culturales”. Se trata, según los expertos “de dotar de conocimiento e inteligencia al sector”. En este sentido, añaden que “tanto la disciplina de la Economía de la Cultura como la Gestión Cultural devienen en elementos cada vez más relevantes en los procesos de racionalización instrumental tanto de las políticas culturales como de las actividades económicas (públicas o privadas) ligadas a la cultura”.