UNIVERSIDAD DE JAÉN

Se halla por primera vez en una estrella en formación, un chorro supersónico magnetizado, cuyas características de su campo magnético son similares a las de los chorros hallados en , lo que apunta a un origen común

En el equipo internacional de españoles y mexicanos ha participado el profesor de la Universidad de Jaén, Josep Martí

Un equipo internacional de astrónomos españoles y mexicanos, encabezado por Carlos Carrasco-González, del Instituto de de Andalucía (IAA-CSIC), y del que ha formado parte el grupo de investigación ” () a través de su responsable, el profesor de y Astrofísica de la Universidad de Jaén Josep Martí Ribas, ha llevado a cabo un estudio que revela la estrecha conexión existente entre objetos tan diversos como los núcleos activos de galaxias, de cientos de millones de masas solares, las en formación, los púlsares o las enanas marrones.

El estudio se centra en los chorros de materia a muy alta velocidad que eyectan estos objetos, y constituye una de las primeras evidencias de que se rigen por un mecanismo común, gobernado por el campo magnético. Constituye, además, un hallazgo pionero, al tratarse del primer chorro magnetizado detectado en una estrella en formación. El trabajo se publica este viernes en la que lo destaca en sus titulares acompañado de un artículo de comentario por parte del profesor Tom Ray, uno de los mayores expertos mundiales en el tema.

“Este resultado abre una nueva vía para estudiar el campo magnético, el parámetro más desconocido en el proceso de formación estelar”, señala Carlos Carrasco-González, investigador del (IAA-CSIC) que encabeza el estudio.

El equipo investigador ha conseguido medir la distribución e intensidad del campo magnético en el chorro de materia denominado HH 80-81, eyectado por IRAS 18162-2048, una estrella en formación situada a 5500 años luz de la Tierra. Para ello han observado la radiación sincrotrón, producida por electrones viajando a velocidades próximas a la de la luz en presencia de un campo magnético, aplicando el mismo método que se usa para estudiar los chorros eyectados por agujeros negros en núcleos activos de galaxias.

Por su parte, Josep Martí explica que “la confirmación de luz sincrotrón procedente de los chorros del sistema HH 80-81 es un indicio muy prometedor de que las estrellas jóvenes y masivas sean una nueva clase de  fuentes de rayos-gamma en nuestra galaxia”. “Aunque esta posibilidad se ha predicho teóricamente, aún no ha sido demostrada mediante la observación”, especifica. El profesor Martí encabezó en el pasado varios trabajos sobre este extraordinario objeto celeste. La continuidad en esta línea por parte del equipo investigador con observaciones y datos mucho mejores ha conducido finalmente a este importante resultado.

Se trata de un método innovador en el campo de la formación estelar, ya que hasta ahora se creía que los chorros de materia expulsados por las estrellas en formación, a pesar de alcanzar velocidades entre 200 y 1000 kilómetros por segundo, eran demasiado lentos para acelerar electrones a velocidades próximas a la de la luz y, por lo tanto, para producir radiación sincrotrón.

“Es admirable que la Naturaleza dote de un comportamiento tan parecido a objetos tan diversos, y que un fenómeno que hasta ahora creíamos que era patrimonio exclusivo de objetos exóticos, como los agujeros negros, también se pueda observar en las primeras etapas de la vida de las estrellas normales”, comenta Guillem Anglada (IAA-CSIC). “Las características del campo magnético en HH 80-81 son muy similares a las encontradas en los chorros de los núcleos activos de galaxias, lo que nos sitúa más cerca de un modelo unificado para todos los objetos astronómicos”, apunta Carlos Carrasco-González.

Este modelo requiere, en primer lugar, que exista acreción de materia desde un disco a un objeto central. Es un esquema que comparten los núcleos activos de galaxias, donde el objeto central es un supermasivo, y las estrellas en formación, donde el embrión estelar se halla rodeado por un disco gaseoso (precursor de un sistema planetario), por medio del cual se incorpora nuevo material a la estrella. Parte del material del disco, en lugar de caer hacia la estrella central, se expulsa formando unos chorros, cuya estructura viene definida por las líneas de campo magnético. Debido a la rotación del sistema, las líneas de campo magnético se “enrollan”, formando una estructura helicoidal que acelera el material de los chorros y produce su colimación (o el estrechamiento del haz de partículas).
Foto 1: Imagen de los chorros del sistema HH 80-81 en longitudes de onda radio mostrando la dirección del campo magnético, alineada con los mismos.

Foto 2: Mapa de contornos de la emisión en radio de los chorros del sistema HH 80-81 superpuestos sobre la emisión infrarroja del mismo. Las barras amarillas indican la dirección del campo magnético en los chorros determinada por los autores.