UNIVERSIDAD DE NAVARRA

internacionales debaten en el de la Universidad de Navarra nuevas estrategias contra el y enfermedades virales crónicas

El (CIMA) de la Universidad de Navarra acogió el “International Symposium on CTL and Immunostimulation”, en el que expertos de diferentes países discutieron aspectos de la respuesta inmune, con el fin de comprender mejor los procesos biológicos que conducen a la activación de las funciones antivirales y de los linfocitos T citotóxicos (CTLs).

Los CTLs son unos leucocitos esenciales para la protección del organismo frente a las infecciones virales y el desarrollo de tumores. Conocer sus mecanismos de defensa ha dado lugar a nuevas estrategias para el tratamiento del cáncer y de enfermedades virales crónicas.

El Dr. Carl June, de la University of Pennsylvania, de EE. UU., presentó resultados esperanzadores de ensayos clínicos basados en inmunoterapia para el tratamiento del cáncer. “Una de las principales limitaciones de la inmunoterapia del cáncer es la tolerancia innata frente a los antígenos propios. Mediante la modificación genética de los linfocitos del paciente hemos conseguido romper esa tolerancia y combatir los tumores”, explica June. Su estrategia se basa en la transferencia de CTLs modificados genéticamente para que expresen receptores quiméricos, capaces de reconocer con gran efectividad los antígenos tumorales y de matar las células transformadas.

Ensayos efectivos contra

Actualmente el grupo del Dr. Carl June tiene en marcha un ensayo clínico con enfermos de leucemia que no han respondido a la quimioterapia. El tratamiento consiste en extraer a los pacientes sus linfocitos CTLs, modificarlos genéticamente in vitro para que expresen unos receptores específicos de las células tumorales y transfundírselos de nuevo.

El ensayo no sólo muestra en qué medida los CTLs son capaces de matar células tumorales sino también su capacidad de multiplicarse y sobrevivir a lo largo del tiempo en el organismo. “Hemos introducido fragmentos de proteínas cruciales para garantizar la supervivencia de los CTLs transfundidos para aumentar su capacidad antitumoral”, explica June. Este ensayo clínico se encuentra en fase 1 y se han tratado ya 3 enfermos con resultados positivos. En aproximadamente un año se espera disponer de datos definitivos. “Lo interesante de este nuevo tratamiento para la leucemia es que no haría falta buscar un donante compatible, sino que el paciente podría curarse con sus propias células”, aclara June.

El simposio, al que asistieron unas 150 personas, fue organizado por los doctores Sandra Hervás, Pablo Sarobe, e Ignacio Melero, del área de Terapia Génica y Hepatología del CIMA, en colaboración con Alan Melcher, del Leeds Institute of Molecular Medicine, University of Leeds, del Reino Unido y patrocinado por Miltenyi Biotech. “En este marco para el intercambio de ideas, el éxito se mide según los proyectos conjuntos a los que dan lugar. Las perspectivas son positivas, ya que el CIMA ha puesto en marcha proyectos de colaboración para realizar ensayos clínicos con centros de EEUU, Alemania y Reino Unido y con la participación destacada de instituciones hospitalarias navarras”, afirma el Dr. Melero.