UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID

un jugador que cree haber jugado 22 euros al mes, en realidad ha jugado 40 euros

el juego es una práctica muy extendida en la sociedad, pues el 92,4 por ciento de los españoles de 18 a 75 años lo ha hecho en alguna ocasión y casi la mitad (49,4%) afirma jugar habitualmente

existe una “sociología de la suerte: la confianza en tenerla desciende con la edad, el estatus social y la frecuencia de juego, y es mayor entre los hombres que entre las mujeres”

El jugador on line es un internauta que juega, no un jugador que apuesta en . Esa es una de las conclusiones de una investigación de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) que analiza por primera vez en España la percepción sobre el comportamiento respecto al juego.

Otra conclusión del informe apunta que se subestiman las cantidades que se juegan: por término medio, un jugador que cree haber jugado 22 euros al mes, en realidad ha jugado 40 euros. Respecto al juego on line, el jugador destaca más por su condición de internauta que de jugador. “Lo que piensan que están haciendo es navegando por Internet, se meten en páginas de este tipo y juegan, creyendo todavía que están navegando. En cambio, en el caso del juego convencional, si vas a hacer una quiniela, rellenar una primitiva, comprar un número de lotería o participar en el bingo, eres más consciente de que estás jugando”, explica José Ignacio Cases, que ha dirigido y coordinado la investigación junto a Javier Ruiz, del Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB) de la UC3M.

Los datos que recoge el estudio, que se basa en una encuesta dirigida por el profesor José Antonio Gómez Yánez y realizada con una muestra de mil entrevistas, evidencian que el juego es una práctica muy extendida en la sociedad, pues el 92,4 por ciento de los españoles de 18 a 75 años lo ha hecho en alguna ocasión y casi la mitad (49,4%) afirma jugar habitualmente. Dada la amplitud de la población que juega su perfil tiende a coincidir con el del conjunto de la población, pero los jugadores son hombres con bastante más frecuencia que mujeres, sobre todo entre los habituales, de edades intermedias (de 25 a 55 años) y de estatus social medio alto.

Una realidad desconocida

El objetivo de esta investigación, explica José Ignacio Cases, director del Departamento de Ciencia Política y Sociología de la UC3M, es “iniciar una reflexión desde el punto de vista académico sobre una realidad muy desconocida en España: la industria del juego, que afecta a muchísimos trabajadores, que mueve muchísimos millones y que recae sobre muchísimos ciudadanos, prácticamente en la totalidad de los ciudadanos adultos”, indica. Y es que las cantidades que se juegan, según las declaraciones de los sujetos, oscilan entre los 6 y los 35 euros al mes, para el 55% de los encuestados, que suelen dedicar una media de 10 minutos al día a esta actividad.

En cuanto a la principal motivación que se tiene para jugar es desafiar al azar, según los expertos, aunque los jugadores españoles se consideran poco afortunados. En este sentido, existe una “sociología de la suerte: la confianza en tenerla desciende con la edad, el estatus social y la frecuencia de juego, y es mayor entre los hombres que entre las mujeres”. Todos estos datos de detallan en la monografía publicada por el IPOLGOB con el título: “Una aproximación a la percepción sobre el comportamiento y las actitudes sociales respecto al juego y al juego on line en España”, patrocinada por la fundación CODERE, que constituye una investigación innovadora por ser la primera que se realiza en España que recoge información sobre juego on line, según sus autores.

Más información:
www.uc3m.es/portal/page/portal/actualidad_cientifica/noticias/biometria_fraude