La fuerza de la tendencia es innegable. Ayer compró el pequeño inversor, las manos fuertes vendieron y dieron contrapartida. Ello sucede porque la complacencia sigue siendo elevada.

Lo más probable es que hayamos salido de la onda 4 y comenzado una onda 5, interna de una onda 3 de grado mayor. Sin embargo hace falta un cierre por debajo de 9.900 para confirmarlo.

El volumen ha aumentado considerablemente por lo que la confirmación a la que me refiero es simplemente técnica.

No hemos llegado a cerrar el hueco de los 10.168, ayer se hicieron 10.166 en el contado del Ibex y nos quedamos con las ganas de ver un máximo mayor al de ayer, cuando ni siquiera se llegó a la media de 200 a 30 minutos.

La jornada no pintaba para tanto en primeras horas en las que nos apoyábamos en el primer soporte intradía, pero al perderse ese nivel se elevó la presión vendedora y la sesión fue inlevantable.

Las imágenes que estamos viendo por televisión en Catalunia y las que vemos en Grecia, se parecen, muy a nuestro pesar. Ello no es casual, las tendencias son sociales primero, bursátiles despues, para por último ser financieras y económicas.

Hay que tenerlo en cuenta porque hoy ya nadie discute la tendencia, o eso espero, pero se me la discutía en los 11.000 con una tendencia social idéntica. Recordará algún lector que me llamaba “el útimo bajista”, .. pero no era así, muy por en contrario fui “el primer bajsita”, lo que es algo muy distinto.

Suscríbase a mi servicio de análisis diario y planificación de la jornada, llameme al 691 56 3737 y comience a operar con nuestro apoyo.

Nos vemos mañana.

FD