UNIVERSIDAD DE JAÉN

El Archivo General de la Universidad de Jaén (UJA) celebró hoy, 13 de junio, una Jornada de Puertas Abiertas, con motivo del Día internacional de los Archivos, en la que se pudo consultar alguno de los 10 millones de documentos que alberga.

La jefe del Servicio de Archivo General de la Universidad de Jaén, María Dolores Sánchez Cobos, explicó que el objetivo de estas jornadas es el de dar a conocer los fondos que alberga el Archivo general de la UJA, “que aunque lleva una andadura corta, cuando se creó la Universidad de Jaén, heredó no solamente las instituciones existentes entonces, sino también la documentación”. En ese sentido, apuntó que existen aproximadamente 10 millones de documentos, siendo los fondos más antiguos del siglo XIX, pertenecientes a la Escuela de Magisterio masculina, “que junto con la femenina, que se creó a principios del siglo XX, fueron de las pocas escuelas superiores que había en España”.

Sánchez Cobos señaló que otro de los objetivos de abrir el Archivo General de la Universidad de Jaén es el de colaborar con los demás archivos en “la lucha contra una imagen confusa, cuando no deformada, de lugares siniestros, polvorientos, desorganizados y oscuros, resaltando la realidad de centros innovadores.
El Archivo General de la Universidad de Jaén programó, asimismo, un programa de actividades. A lo largo de la mañana se celebró una visita guiada, para dar a conocer las instalaciones del Archivo General de la Universidad, en la que se dio a conocer la oferta de servicios que oferta el Archivo General y cuáles son sus funciones.

También, se pudo contemplar una exposición, titulada “La Educación Superior en Jaén hace 100 años”.
El Archivo General de la Universidad de Jaén se encuentra ubicado en el Campus de la Lagunillas, en el edificio B-2.

Asimismo, María Dolores Sánchez destacó el papel de los archivos, en tres facetas. Por un lado, en la gestión de documentos e información, ya que “son piezas vitales de la gestión documental y de la información en las organizaciones, y en el caso de las Administraciones públicas, uno de los puntales de la transparencia democrática”, dijo. Por otro lado, en la protección de derechos individuales y colectivos. En archivos y documentos son fundamentos de estos derechos, (al conservar las evidencias de los derechos de propiedad, de identidad, etcétera), del derecho a la información (plasmado en la garantía constitucional de acceso a archivos y registros públicos) y del derecho a la verdad, a la justicia y a la memoria (al conservar pruebas de violaciones de derechos humanos que se han demostrado esenciales en los actos de reparación).

Por último, en salvaguardar de la memoria cultural, ya que los archivos son “una fuente indispensable para la investigación histórica, lo que permite a las generaciones venideras entender el presente, escribir la historia y preparar el futuro”, subrayó.