UNIVERSIDAD DE DEUSTO

En el marco de La Cátedra Fundación Vodafone/Fundación Deusto en Tecnologías de la Información e Innovación Social para la inclusión y ”. El estudio analiza cómo valoran las la , y la teleasistencia

La Universidad de Deusto ha acogido hoy la presentación del estudio: Los mayores ante las . Accesibilidad y asequibilidad, primer acto organizado en el marco de la Cátedra Fundación Vodafone/Fundación Deusto en Tecnologías de la Información e Innovación Social para la inclusión y accesibilidad, constituida en el pasado mes de marzo por Deusto y la Fundación Vodafone.

En el acto, conducido por el coordinar científico de la Javier del Arco, han participado Garbiñe Henry, Directora de Deusto Innovación Social, Rogelio Fernández, Director de la Cátedra Fundación Vodafone/Fundación Deusto, Gotzon Bernaola, Director de Programas Área de Innovación Social de Innobasque y José Ángel Achón, Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Deusto.

El estudio se ha elaborado gracias a la colaboración entre la Subsecretaría del MITyC y la Fundación Vodafone y surge de la inquietud de ambas instituciones al constatar la necesidad de indagar sobre la situación real de las TIC en relación con la población española senior, la evolución tecnológica, la socioasistencial y la demográfica. Desde la óptica de la Fundación Vodafone, este nuevo trabajo se enmarca en su línea de estudios de la evolución TIC y su aplicación para el bienestar de los colectivos vulnerables, los mayores, en este caso.

El trabajo ha constatado que los mayores consideran que las TIC les ofrecen autonomía, seguridad y mejora de su comunicación y conexión con el entorno. Además, la actitud con la que los mayores se enfrentan a las TIC, varía si previamente en su vida laboral las han utilizado y si en su entorno familiar y social ya las utilizan. También influye la propia situación anímica y física del mayor. En cuanto a las limitaciones que los mayores ven para acceder a las TIC, marcan su propia falta de motivación como la primera a superar, a lo que unen las limitaciones físicas inherentes a su edad. Las barreras menos importantes son las relacionadas con factores económicos, que suelen surgir cuando las TIC ya están incorporadas por el sujeto y se han superado el resto de limitaciones.

Durante su presentación, Javier del Arco reiteró la importancia de contrastar la situación real de las TIC en relación con la población española senior: “Uno de los colectivos prioritarios que requieren máxima atención es el de nuestros mayores. A este fin, las TIC se están convirtiendo en las herramientas auxiliares principales para la atención a la dependencia y el fomento de la autonomía personal de este colectivo” Por último destacó la excelente relación de colaboración con el MITyC y con empresas e instituciones conexas como Red.es, CENTAC e INTECO.

Este informe continúa la línea de estudios desarrollada en los últimos años (entre otras instituciones, por la Fundación Vodafone) sobre el retraso en el acceso de los mayores a las TIC. Para ello se miden tanto factores culturales como actitudinales, económicos y operativos. La reducción de la fractura digital ha de suponer un objetivo social prioritario ya que es en los mayores donde la TIC pueden jugar un papel mas importante ante sus problemas de comunicación, de soledad, de necesidad, de ayuda, etc.

Fundación Vodafone España

La Fundación contribuye al impulso de la innovación y la utilización de las nuevas tecnologías de comunicación móvil para mejorar la calidad de vida de las personas y, especialmente, facilitar la integración social de colectivos vulnerables. Esta institución tiene además otros objetivos, como son la difusión de las telecomunicaciones en la sociedad a través de publicaciones, cursos y seminarios.

Fundación Deusto

La Cátedra Fundación Vodafone/Fundación Deusto en Tecnologías de la Información e Innovación Social para la inclusión y accesibilidad está impulsada desde de Deusto Innovación Social – DIS, de la Fundación Deusto, dentro del Laboratorio TIC y Comportamientos Sociales en el que participan los equipos de investigación de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas. Deusto Innovación Social – DIS apuesta por comprender científicamente los cambios sociales, anticipar los escenarios futuros y formular proyectos de ámbito local, nacional e internacional que favorezcan una mejora y transformación de la sociedad, basada en unos valores y actitudes que sitúen a las personas en el centro de todos los ámbitos de actuación para lograr un desarrollo justo y equilibrado.

Libro en formato digital disponible en:

http://www.fundacion.vodafone.es/PortalVodafone/fundacion/es/Conocenos/Difusion/Publicaciones/Publicaciones/
Resumen Conclusiones del estudio “LOS MAYORES ANTE LAS TIC, ACCESIBILIDAD Y ASEQUIBILIDAD”

El número total de personas mayores, con edades de 65 años o superior, asciende a 7.785.480 personas, (INE 2010) un 17,2% de la población total. De ellos, 5.549.621 tienen edades comprendidas entre 65 y 79 años, lo que equivale a un 12,1% de la población total.

La valoración de algunos de los principales indicadores relativos a la utilización de tecnologías de la información y las comunicaciones entre las personas mayores de 65 años, tanto en España como en el conjunto de Europa, ha puesto de manifiesto la existencia real de una fractura digital en lo que se refiere a las personas mayores. Su uso y, consecuentemente, su disponibilidad, tiende a reducirse entre las edades más avanzadas, de forma más evidente y rotunda cuanto más complejo es el uso y la comprensión de la tecnología.

Más allá de la motivación y la actitud que se genera hacia las TIC, a la tecnología se le reconoce una serie de valores admitidos y consensuados por todos:

– Autonomía, que implica tener un mayor espacio de libertad e independencia personal
– Seguridad, que supone una cuestión clave para las personas mayores
– Conexión con el mundo
– Comunicación, un valor fundamental en estos nuevos tiempos impregnados por la tecnología

El estudio pone de manifiesto que existen una serie de barreras o limitaciones que contribuyen a alejar a las personas mayores de 65 años de las TIC. Las más importantes son las relacionadas con la falta de motivación, bajo las que se esconde una actitud de rechazo a priori de la tecnología.

Pero también existen limitaciones de carácter funcional, sobre todo en el caso de personas que presentan una discapacidad agravada por la edad que les acarrea dificultades para acceder a la tecnología. Las barreras menos importantes son las relacionadas con factores económicos, que suelen surgir cuando las TIC ya están incorporadas por el sujeto y se han superado el resto de limitaciones.

Telefonía móvil y personas mayores

Dos aspectos resumen las aspiraciones de las personas mayores de 65 años en relación con la tecnología. En primer lugar, buscan dispositivos pequeños que sean fácilmente manejables y permitan una comunicación sencilla y cómoda. Además, demandan que tales dispositivos incorporen imagen, a fin de que la comunicación resulte más cercana y humana y les proporcione una conexión con el entorno. Sin embargo el uso de imagen puede llegar a generarles sensación de intrusismo y pérdida de intimidad.

337 personas sobre los 500 encuestados, lo que supone un porcentaje del 67,4%, han usado el teléfono móvil en los últimos tres meses. Un 78% de ellos lo usa al menos una vez a la semana y un 6% por lo menos una vez al mes. Cerca del 14% confiesa realizar un uso esporádico de su terminal móvil.

Un 38% de los usuarios encuestados es autodidacta en el uso de la telefonía móvil. Tan sólo un 9% recibió ayuda del departamento comercial de la operadora que le vendió el terminal, mientras que un 48% recurrió a la ayuda de familiares, amigos, centros de mayores, etc. Un 7% manifiesta que le costó mucho aprender a manejar el teléfono móvil, un 12% asegura que bastante, un 52% señala que poco y aproximadamente un 26% asevera que no le costó nada.

Las personas encuestadas no son usuarios de las funciones avanzadas de los teléfonos móviles. El 55% no utiliza el servicio de envío y recepción de mensajes cortos. El 63% no ha utilizado nunca la función de fotografías y tan solo el 1% ha utilizado la videollamada. El 67% demuestra saber poco de los teléfonos móviles táctiles.

Los obstáculos fundamentales para acceder a la telefonía móvil por parte de los mayores residen tanto en las dificultades de aprendizaje como en una actitud negativa previa, mientras que los aspectos económicos juegan un papel secundario. No se trata, de barreras homogéneas para todo el colectivo. Factores como la edad, el hábitat y el nivel de estudios también juegan un papel relevante.

Internet y personas mayores

Por lo que respecta a Internet, destaca la importancia que tienen la formación, que ha de ser personalizada en función del perfil del usuario, y el contexto familiar, clave en el impulso necesario para acceder a Internet. Este es un proceso que las personas mayores inician con “temor” e “inseguridad” pero en el que van adquiriendo confianza desde la formación específica. Un proceso, en definitiva, que genera unos usuarios independientes, con cierta capacidad de ser autónomos.

Alrededor de un 14% de la población total se ha conectado en alguna ocasión a Internet. En este caso, se cumple la correlación negativa entre edad y uso de Internet: cuanto mayor es el encuestado, menor es la probabilidad de que éste se conecte a la red. La proporción de usuarios que utilizan Internet supera el 20% en la franja de edad de 65 a 69 años, desciende en torno al 12% en el caso de los que tienen entre 70 y 74 años y se sitúa muy por debajo del 10% para el segmento de 75 a 79 años. Por sexos, existe una distancia relevante a favor de los hombres que, al igual que sucede en el caso de la telefonía móvil, está relacionado con las mayores posibilidades de acceso previo a la formación necesaria.

A la hora de utilizar Internet, los mayores se decantan especialmente por los servicios más habituales: navegar por la Red, utilizar el correo electrónico, buscar información relacionada con sus intereses y leer la prensa digital.

Las limitaciones al uso de Internet, se agravan con el desconocimiento de las redes sociales, chats y blogs, y el miedo a comprar en la red y registrarse en páginas en las que haya que dar información privada.

En general, los aspectos que tienen que ver con el acceso (aprendizaje y conexión) no han supuesto ningún obstáculo para los usuarios de Internet. Sin embargo, el grado de conocimiento de Internet entre los no usuarios es muy bajo: menos del 25% declara conocer algún aspecto de Internet y menos del 10% de los no usuarios creen que se conectarán, seguros o casi seguros, a Internet.

Teleasistencia

La teleasistencia está dirigida a personas mayores que viven solas o lo permanecen mucho tiempo. Es una tecnología que tiene un proceso de aprendizaje rápido y cubre unas necesidades muy básicas del sujeto como la seguridad y comunicación. El acceso está impulsado fundamentalmente por los hijos cuando los padres se encuentran solos o han vivido una mala experiencia. Constituye una experiencia muy positiva por dos grandes aspectos: la tranquilidad y bienestar que reporta y el hecho de ser una tecnología que no genera grandes problemas al usuario. Los usuarios de la teleasistencia muestran muy elevados niveles de satisfacción y, en general, no perciben la existencia de barreras para su uso

La proporción de usuarios que utilizan esta herramienta ronda el 20% en el caso de los individuos situados en la franja de edad de 75 a 79 años, cayendo en torno al 5% en el caso de los que tienen entre 70 y 74 años y situándose alrededor del 2% para el segmento de menor edad de los considerados. Más del 60% de los usuarios declaran utilizar estas tecnologías desde hace más de dos años. El grupo de personas de entre 75 y 79 años es el más veterano en el uso de esta tecnología.