UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

La Facultad de Ciencia y Tecnología acoge el día 9 de noviembre la última ponencia del ciclo “Historia de la Química en su Año Internacional”

La tabla periódica de los elementos químicos es uno de los iconos de la ciencia más útil y fácilmente reconocible, por su estructura de castillo almenado, en el que se resume una enorme cantidad de información científica de interés en Biología, Bioquímica, Ciencia de Materiales, Farmacia, Física, Geología, Ingeniería, Medicina, Nanomateriales, Nuevas Tecnologías y Química, entre otros campos.

La Facultad de Ciencia y Tecnología (ZTF-FCT) de la UPV/EHU acoge el próximo miércoles, 9 de noviembre, la conferencia “Nacionalismos y localismos en la tabla periódica de los elementos químicos”, la última ponencia del ciclo “Historia de la Química en su Año Internacional”, en la que el catedrático de Química Inorgánica, Pascual Román, mostrará como la tabla periódica de los elementos constituye una de las mayores y más valiosas generalizaciones de la ciencia de todos los tiempos y como se halla en continuo crecimiento y evolución con la incorporación de nuevos elementos y la asignación de nombres más actuales. La conferencia tendrá lugar a las 12:00 horas en el Salón de Grados del campus de Bizkaia.

En su charla pasará revista a los importantes cambios recientes de la tabla periódica. Así, el 19 de febrero de 2010, la ( en sus siglas inglesas) aceptaba el nombre definitivo de copernicio y símbolo Cn para el elemento Z = 112, reivindicado por el alemán Sigurd Hofmann y colaboradores. Por otra parte, el 5 de abril de 2010, un equipo de 33 científicos liderado por el ruso Yu. Ts. Oganesian, publicaba en la prestigiosa revista Physical Review Letters la síntesis de un nuevo elemento con número atómico Z = 117 (ununseptio). De este modo, se completaba el periodo 7 y, en la actualidad, se conocen 118 elementos. El 1 de junio de 2011, la confirmó el descubrimiento de los elementos de número atómico 114 y 116 y atribuyó la prioridad del hallazgo a los laboratorios de Dubna (Rusia) y Livermore (EE UU), que deberán proponer los nombres para estos dos elementos para su estudio y aprobación por la .

Cuando se examina con detenimiento la tabla periódica de los elementos químicos, se aprecia una gran variedad de nombres y orígenes muy diversos. Estos se pueden clasificar en los siguientes grupos: centros de investigación, científicos ilustres; cuerpos celestes; nombres geográficos (ciudades, continentes, países, regiones y ríos); minerales, menas y metales; nombres mitológicos; nombres que recuerdan propiedades físicas y químicas (color, densidad, generación de compuestos y reactividad); nombres sistemáticos sugeridos por la IUPAC; nombres referidos a supersticiones y un grupo de elementos que no encaja en los bloques anteriores.

En la conferencia se abordarán los nombres que tienen un origen geográfico con una componente nacionalista, regionalista o localista. A modo de ejemplo, se recuerdan algunos casos de elementos con nombres de países (entre paréntesis figura el año de su descubrimiento): galio (1875), escandio (1876), germanio (1886), polonio (1898), niponio (1908), hesperio (1934), ausonio (1934) y francio (1939). Entre los que perpetúan la memoria de nombres de ciudades, continentes, regiones o ríos se hallan, entre otros: europio (1901), lutecio (1907), hafnio (1923), renio (1925), panormio (1937), americio (1944), berkelio (1949), californio (1950), dubnio (1967), hassio (1984) y darmstadtio (1994).

De entre estos elementos, cabe destacar uno: el polonio, con cuyo nombre los esposos Curie quisieron reivindicar la libertad y la independencia del país de origen de Marie Curie, que había estado sometido y dominado desde finales del siglo XVIII por las grandes potencias de aquella época: Austria, Prusia y la Rusia zarista. Curiosamente, esta provocadora reivindicación realizada en 1898 dio sus frutos veinte años más tarde con la proclamación de la Segunda República de Polonia (Tratado de Compiègne, 11 de noviembre de 1918).

Pascual Román Polo

Pascual Román Polo (Tauste, Zaragoza, 1947) es Catedrático de Química Inorgánica (1991) en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y Director del Departamento de Química Inorgánica (2008). Su historial académico, al igual que su labor investigadora, combina la investigación científica con la divulgación y la historia de la ciencia. Ha sido editor general de la revista Anales de Química de la Real Sociedad Española de Química (RSEQ) desde 2006 hasta 2010 y Presidente del grupo especializado “Química, historia y sociedad” de la RSEQ desde 2007 hasta el presente.

Ha dirigido más de veinte de tesis de licenciatura y once tesis doctorales que abarcan proyectos de química de: polioxometalatos, híbridos orgánico-inorgánicos, complejos 1D, 2D y 3D con ligandos puentes, interacción magnética entre iones metálicos a través de ligandos puentes, y procesamiento de complejos como nanomateriales.

Es autor de seis libros y más de 200 capítulos de libros y artículos en las mejores revistas internacionales, tales como Inorganic Chemistry, Dalton Transactions, Crystal Growth & Design y Chemistry of Materials. Además, hay presentado 190 comunicaciones a congresos nacionales e internacionales, ha impartido más de 75 conferencias invitadas en España, Francia, Bélgica y Luxemburgo.

Su interés por la historia de la química y la divulgación científica le han hecho merecedor de varios premios como el “José María Savirón” de Divulgación Científica 2007. En este campo, se ha ocupado de estudiar destacados científicos y sus aportaciones más relevantes como: los hermanos Delhuyar y el aislamiento del wolframio; Mendeléiev y la tabla periódica moderna, y sus precursores, como el químico y revolucionario italiano Estanislao Cannizzaro.