UNIVERSIDAD DE

La Universidad de Deusto ha publicado un nuevo trabajo sobre el papel de las redes trasnacionales en los diferentes momentos del proceso migratorio y en el asentamiento en los nuevos lugares de destino. Y en concreto, las personas ecuatorianas llegadas a España, y al País Vasco, son las principales protagonistas de esta investigación realizada en el marco del Equipo de Investigación en Migraciones Internacionales de Deusto, en el que están María Luis Setién, Trinidad L. Vicente, María Jesús Arriola y Mabel Segú.

Entre las conclusiones que se desprenden del libro ‘Redes transnacionales de los inmigrantes ecuatorianos’ se encuentran, en primer lugar, la existencia en el momento concreto de la investigación de entornos favorables a las inmigraciones tanto en Ecuador como en España. En segundo lugar, la existencia de una redes transnacionales de familias, amistades y colegas que han promovido la inmigración ecuatoriana hacia España, y en tercero, la existencia de la llamada: “migración multimotivada” donde pesa lo económico pero pesan igualmente otras razones como son las causas de índole familiar, de solidaridad con familiares en situación difícil o deseo de promoción educativa de los hijos.

En cuarto lugar, el estudio ha constatado la ‘aceleración del cambio en las pautas demográficas de los inmigrantes’ y así han pasado en una sola generación de la familia numerosa a la familia reducidísima, similar a la de las sociedades receptoras. También se han rejuvenecido al viajar ya que con la misma edad en España son considerados socialmente más jóvenes de lo que se consideran en su país. En quinto lugar, los ecuatorianos evidencian ‘pautas de rupturas familiares’ y en sexto, las redes sociales tienen el soporte en la tecnología de las comunicaciones que hace acercar virtualmente a las personas en tiempo real.

Otra conclusión es la devaluación profesional y educativa de los inmigrantes. Es habitual encontrar personas con niveles educativos y profesionales superiores a los que requieren los empleos. Esta subocupación no es ignorada por los ecuatorianos pero al mismo tiempo saben que sus empleos les permiten ganar salarios inimaginables en origen. Una octava conclusión detecta el proceso de cambio ‘de la quimera del regreso al deseo de quedarse’.

Por último, el hecho de la inmigración produce una modificación en las características estructurales de las redes de apoyo. Concretamente cambios en el tamaño de la red que una vez establecidos en el destino va ampliándose; la densidad de los vínculos que sigue siendo grande al llegar y muy frecuentes; la diversificación en la composición de la red de apoyo que si inicialmente era solo familiar se unen posteriormente nuevos miembros como voluntarios, cooperantes, amigos…; una creciente dispersión espacial entre los miembros de la red de apoyo; y también una creciente heterogeneidad de las redes.

En opinión de las investigadoras, esta modificación en las características estructurales de las redes de apoyo constituye un proceso general propio de la movilidad geográfica de las personas que, al mudarse de una sociedad a otras, trastocan sus entramados de relaciones. Los entornos diferentes cambian la vida de los emigrantes y, por tanto, la red de apoyos tiene también que adaptarse a las nuevas situaciones.