UNIVERSITAT JAUME I

Los profesionales del sector de la construcción que han participado en la mesa redonda dedicada a este ámbito económico en el considerado que la crisis puede convertirse en una oportunidad de renovación y mejora, alcanzando un modelo urbano más sostenible, un desarrollo de los servicios públicos y en definitiva, una rehabilitación del sector de la construcción.

La mesa redonda ha estado moderada por Teresa Carmen Gallego, profesora titular de Escuela Universitaria en Construcciones Arquitectónicas, que ha estado acompañada de cuatro ponentes que han tratado de aportar iniciativas concretas vinculadas a su experiencia profesional. Alejandro Roca, director de Control de Gestión de Obinesa; Fermín Renau, presidente de la Asociación Provincial de Empresas de la Construcción de Castellón (APECC); Miguel Pastor, director general de la Oficina Municipal de la Vivienda del Ayuntamiento de Castellón; y Ángel Pitarch, Secretario del Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana y Profesor Titular de Escuela Universitaria en Construcciones Arquitectónicas.

El primero en intervenir ha sido Ángel Pitarch, quien ha advertido la casi inexistente mejora en el sector desde el año pasado y ha manifestado que no existe ningún factor que a corto plazo haga pensar que el futuro será bueno. Ha incidido especialmente en la necesidad de cambios que minimicen las dificultades que atañen al sector, teniendo especialmente en cuenta el necesario crecimiento económico y la búsqueda de un equilibrio en este aspecto, la sostenibilidad del planeta y las políticas sociales de ayuda a los más desfavorecidos; conjugando todos estos factores de algún modo que tal y como ha manifestado, todavía no sabe dilucidar.

Ángel Pitarch ha ha ofrecido una serie de soluciones que permiten una mejora individual como la emigración e internacionalización de las empresas o personas y la innovación en el sector de gestión de servicios. Por otra parte y teniendo en cuenta un punto de vista común, Pitarch apuesta por la vuelta a la promoción de viviendas públicas siguiendo unas políticas de vivienda con ayuda de la Administración Pública, que también deberá colaborar en las necesarias rehabilitaciones para reducir el consumo energético de edificios y finalmente, el incremento de la población a través del turismo; enlazando estas actividades con otras prácticas que permitan la reactivación de la economía.

Alejandro Roca ha llevado a cabo un diagnóstico crítico asegurando que debemos asumir que los niveles de actividad que hemos experimentado a lo largo de estos años previos a la crisis no los volveremos a tener, pues hemos sido víctimas de un espejismo que ha desencadenado en una gran deuda. En su opinión, se ha entendido la vivienda como un bien de inversión cuando se trata de un bien de primera necesidad, generando una producción de viviendas muy superior al que Castellón podía digerir por su crecimiento, llegando a la generación de 20.000 viviendas en stock por la construcción desmesurada en estos años pasados.

Roca ha señalado al Estado como un gran generador de obra cuyo endeudamiento complica todavía más la situación, optando por la reorientación de los recursos a favor del crecimiento económico; todo ello a partir de un plan estratégico completo y compartido. Asimismo, el director de Control de Gestión de Obinesa ofrece la solución de llevar a cabo alianzas de empresas locales para salir a otros mercados, así como la agilización de trámites burocráticos que permitan una reestructuración notable del sector.

Por su parte, Miguel Pastor ha señalado la necesidad de movimiento de las asociaciones y colegios para exigir más a quienes gobiernan, pues según él, el culpable de la crisis es la Administración Pública y no el propio sector de la construcción. Por ello, apuesta por impulsar obras cuidando la seguridad de los edificios, abogando por construcciones menos vistosas pero más necesarias y contratando a personas que se encarguen de llevarlas a cabo. Asimismo, Pastor asegura que los edificios deben tener el decoro y la seguridad que las leyes exigen, por lo que su cumplimiento resulta fundamental. En definitiva, ha asegurado que se debe cuidar lo que se tiene, puesto que en su opinión, la verdadera crisis es de valores.

Por último, Fermín Renau ha hecho hincapié en la desmoralización existente en el sector por causas tales como la prácticamente nula financiación actual en el área de promoción, así como el encarecimiento del crédito en el último año. Renau ha explicado el Estudio de Vivienda que se ha llevado a cabo, reduciendo el problema en la provincia a un stock de 8.000 viviendas que con ventas razonables podría estar solventadas. Asimismo, ha mostrado su esperanza para el futuro, puesto que se necesita de un sector de promoción y construcción que genera una multitud de puestos de trabajo y al que no se le da la importancia que merece.

Renau se ha lamentado de la falta de sentido común imperante a la hora de proponer soluciones que mejoren la situación y ha afirmado que desde su punto de vista y dado el carácter individualista de las empresas locales, no encuentra una garantía en la internacionalización aunque no destaca la emigración individual de las empresas o personas. El presidente de la Asociación Provincial de Empresas de la Construcción de Castellón ha hecho ver que si no se genera beneficio trabajando jamás se podrá devolver lo que se debe, requiriendo de un nuevo orden que proponga soluciones tales como el alquiler o la flexibilidad de pagos por parte de las entidades bancarias, además de simplificar y renovar la legislación para que sea ágil, efectiva y justa. Per acabar, Renau ha hecho un llamamiento al sector pidiendo aprender de la situación actual y abogando por no caer en el desánimo.