UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Un en España causaría una catástrofe mayor que la de Indonesia del 2004

Resultados de un informe del Instituto de Hidráulica de la Universidad de Cantabria presentado en la reunión internacional de alertas de de la

· Un tsunami de gran magnitud puede ocurrir en cualquier lugar del planeta,
· El terremoto de de Cádiz en 1755 (Mw ~ 8.5-9.0), provocó un tsunami que causó más de 15,000 muertos, hoy en día la cifra sería parecida a la del Tsunami de Indonesia de 2004.
· Zonas como Almería y Murcia y localidades de las islas Baleares, podrían ser inundadas con alturas de ola mayores a 3m.
· En España existe un alto riesgo de tsunamis, pero no existen planes ni protocolos de emergencia, ni medidas de mitigación y preparación de la población expuesta.
· SI ocurriera un tsunami frente a Argelia, en menos de 30 minutos gran parte de la Costa del Sol sería afectada por olas que podrían ser de importancia.

REUNIÓN DE LA UNESCO

Se ha clausurado en el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria la reunión anual que los grupos intergubernamentales de la UNESCO de trabajo para la creación de sistemas análogos en el Océano Indico (IOTWS), Atlántico Noreste y Mediterráneo (NEAMTWS) y Caribe (CARIBE EWS);

Esta es la primera vez que se lleva a cabo en España la reunión de la NEAM. El catastrófico tsunami del Índico en Diciembre de 2004, puso en evidencia un hecho: sólo el Océano Pacífico disponía de un sistema de alerta ante tsunamis. Por lo que la UNESCO estableció una serie de grupos intergubernamentales de trabajo para la creación de sistemas análogos en el Océano Indico (IOTWS), Atlántico Noreste y Mediterráneo (NEAMTWS) y Caribe (CARIBE EWS); los tres grupos además trabajan en la integración de las diferentes regiones en un sistema de alerta de escala global.

En las reuniones anuales como la de Santander, asisten comisiones de más de 40 países, con la participación de más de 80 representantes, algunos observadores de países como la USA (NOAA), Japón,…. Una gran mayoría son científicos (geólogos, físicos, sismólogos, ingenieros, expertos en instrumentación y comunicaciones, riesgos naturales,….) y gestores (protección civil, administraciones centrales, regionales y locales,…).

De los diversos grupos que forman parte de esta comisión, dos están coordinadas por entidades españolas, una de ellas por Begoña Pérez de Puertos del Estado que lidera el grupo de Instrumentación para detección de tsunamis, y Mauricio González del Instituto de Hidráulica de la Universidad de Cantabria que gestiona el grupo de modelado numérico y estimación de la peligrosidad de un tsunami.

Cada país miembro tiene una entidad gubernamental que es el punto de contacto de la UNESCO, a través del cual se coordinan las actividades de cada país. En España es El Instituto Español de Oceanografía (IEO). La comisión Española se compone de científicos del: IEO, El Instituto Geográfico Nacional (quien lleva la red sismológica del país), Puertos del Estado (quien lleva las redes de mareógrafos y boyas del País), Protección Civil, La Marina e IH Cantabria.

SITUACIÓN ESPAÑOLA FRENTE A UN TSUNAMI

Históricamente las costas españolas han sufrido el impacto de tsunamis, siendo las zonas costeras mas afectadas las ubicadas en la cuenca Atlántica (sur-occidental) y la costa mediterránea. Las zonas sísmicas tsunamigénicas (donde se generan los tsunamis) están situadas en las fronteras entre las placas tectónicas Africana y Euroasiática, tal como se muestra con bandas rojas en la Figura 1. Con respecto a la cuenca Atlántica, según el catálogo de tsunamis europeo, más de 18 terremotos tsunamigénicos han sido históricamente evidenciados entre el 300 A.C. y 1900, los cuales han sido generados en la zona del golfo de Cádiz. De estos tsunamis resaltar dos eventos particularmente catastróficos como el de 1531(Mw ~ 8.0) y 1755 (Mw ~ 8.5-9.0), este último con más de 15,000 muertos (véase la localización de sus epicentros junto a otros eventos históricos en la Figura 1). A partir de estudios sedimentológicos (paleotsunamis), se ha demostrado la ocurrencia de una gran cantidad de eventos históricos de gran magnitud ocurridos en la zona, y en particular la ocurrencia de dos tsunamis de gran magnitud en el 200 A.C. y 60 A.C., que afectaron de forma importante a la zona del Golfo de Cádiz.

Figura 1. Principales zonas de generación de tsunamis en las costas españolas (las bandas rojas corresponden con zonas sísmicas tsunamigénicas) y localización de epicentros de eventos históricos de terremotos generadores de tsunamis (Tomado de Comisión de Energía Atómica de Francia, CEA).

El fenómeno del tsunami y su impacto en la costa española, ha sido ampliamente estudiado por la comunidad científica, se han llevado a cabo estudios de paleotsunamis por parte de grupos españoles que han permitido identificar eventos históricos y su frecuencia de ocurrencia. Por otro lado, se ha logrado la reducción en los tiempos de cálculo del tensor momento sísmico para predecir los mecanismos focales a partir de la detección de la red sísmica española, aspecto esencial en una red de alerta de tsunamis.

Ya se han caracterizado las potenciales fuentes de generación de tsunamis que afectan al litoral español; desarrollando metodologías para evaluar el riesgo y peligrosidad en el litoral español; se han validaron nuevos modelos numéricos de inundación para elaborar mapas de inundación, vulnerabilidad y riesgo en zonas piloto como la ciudad de Cádiz, Huelva y las islas Baleares, pero estos aun deberán ser extendidos al resto del litoral español. También se han desarrollado algoritmos automáticos en tiempo real de detección de tsunamis con mareógrafos, los cuales han sido implementados en la Red de Mareógrafos (REDMAR) de Puertos del Estado.

Por todo ello es necesario evaluar la peligrosidad y riesgo frente a tsunamis a lo largo del litoral español para reducir el riesgo de la población expuesta a través de la implementación de un sistema de alerta local en las costas españolas y programas de educación y preparación de la ciudadanía.

MEDITERRÁNEO

Respecto a la cuenca del Mediterráneo Occidental (Málaga, Granada, Almería, Murcia y Baleares) la principal fuente de generación de tsunamis de origen “cercano” es la zona del norte de Argelia (véase Figura 1). Históricamente en esta zona, se han generado eventos con una mayor frecuencia, comparados con la ocurrencia de tsunamis en la cuenca Atlántica. Aunque los tsunamis de esta zona no son tan desastrosos como los generados en la cuenca Atlántica, sin embargo, son capaces de inundar zonas bajas del litoral. Estudios recientes muestran algunas zonas como Almería y Murcia, y localidades de las islas Baleares, que podrían ser inundadas con alturas de ola mayores a 3m, tsunamis de gran peligrosidad para los bañistas y turistas ubicados en zonas bajas en época de verano. A esto hay que añadir problemas operacionales en puertos, generados incluso con tsunamis de poca magnitud, debido fundamentalmente a efectos de resonancia locales, que generan el hundimiento de embarcaciones en zonas de atraque e incrementan el riesgo de contaminación ambiental (terminales petroleras y de carburantes), tal como ocurrió en pequeña escala durante el reciente tsunami de Argelia en 2003. Además de los tsunamis de origen “cercano”, la costa mediterránea española se encuentra expuesta a tsunamis generados en la cuenca Este del mediterráneo (Mar Egeo), donde se han registrado más de 250 tsunamis en los últimos 3500 años, algunos de ellos de gran magnitud como por ejemplo los sucedidos en el complejo de islas volcánicas de Thera (Santorine) (1630 A.C., 1650 A.C., 1956), los sucedidos en el Arco Helénico (365, 1303, 1741) entre otros.

ATLÁNTICO

A partir de estos estudios, se puede resaltar que la costa española presenta un riesgo alto frente a tsunamis en la zona del Golfo de Cádiz, con un riesgo medio a bajo en la costa mediterránea. Un tsunami similar al de 1755 en la zona del golfo de Cádiz, hoy en día en época de verano, podría generar una catástrofe igual o superior a la de Indonesia en 2004, dada la masiva ocupación de la franja litoral y la afluencia de turistas en época estival. Además hay que tener en cuenta que no existen planes de emergencia ni medidas de educación y preparación de la población en las zonas expuestas del litoral español, a diferencia de lo que ocurre en países como Japón, lo cual ayudó considerablemente a disminuir el numero bajas en la población.

NECESIDAD DE UN SISTEMA DE ALERTA NACIONAL Y REGIONAL

Aparte de la integración regional (e incluso global) de los datos mediante la creación de Sistemas Regionales y Globales de Alerta (uno de los objetivos de este grupo de trabajo), es imprescindible que cada país o estado miembro disponga de su propio Sistema Nacional de Alerta por varias razones: en primer lugar, porque sólo una densa red de medida a nivel nacional puede ser eficaz ante un tsunami de campo cercano o local y a este tipo de eventos están expuestos la mayor parte de los países, especialmente en el Mediterráneo. Por otra parte, los avisos a la población y los protocolos y planes de emergencia son una competencia nacional; los Sistemas Regionales o Globales de Alerta se limitarán a enviar avisos a los Sistemas Nacionales cuando se produzca un evento que se estime puede afectar sus costas, pero a partir de ese momento, la responsabilidad corresponde a cada país. Esto es lo más difícil de conseguir, y explica en parte los fallos detectados en tsunamis recientes como el ocurrido en Indonesia en Octubre de 2010. Los tiempos de arribo de tsunamis de origen “cercano” depende de la localización de la fuente, con tiempos típicos entre 45 y 60 minutos de tiempo de arribo en la región del Golfo de Cádiz y con tiempos entre los 20 y 60 minutos en la costa mediterránea.

Por otro lado, varios países como Francia, Portugal, Italia o Grecia proponen convertirse en Centros Regionales, para lo cual los dos primeros han contactado ya con instituciones españolas para acceso a nuestros datos de estaciones sísmicas y mareógrafos en tiempo real. El gobierno francés ha aprobado recientemente la inversión de 12.6 millones de euros para el establecimiento de su sistema, que será responsabilidad de la CEA (Comisión de Energía Atómica de Francia); el objetivo es que esté operativo en 2012.

Ante un evento de tsunami, el sistema regional NEAMTWS o el sistema Francés permitirá a España enterarse que ha ocurrido un tsunami “lejano” (Grecia o Turquía) o “cercano” (Argelia o Golfo de Cádiz), pero no se sabría que hacer con esta alerta, dado que se desconocería las zonas donde impactaría, la magnitud del impacto del tsunami, y los tiempos de su arribo. Por esto es importante, primero, tomar medidas preventivas, lo que requiere evaluar la peligrosidad y riesgo por tsunami a lo largo del litoral español, de tal manera que permita a priori, implementar medidas de mitigación a nivel local en las zonas más expuestas y preparar la población frente a una eventualidad. Y segundo, establecer un sistema de alerta con planes de emergencia establecidos que permitan proteger la población durante y después de un evento de tsunami.

La mayor parte de los países expuestos a tsunamis en la cuenca del mediterránea ya están tomando medidas de prevención y comenzando a establecer sistemas de alerta local, a excepción de España donde no se existe ninguna iniciativa a nivel de gobierno central ni regional. Es más, no existe en España un marco legal que establezca encargo a ninguna institución que tenga como mandato la competencia de la vigilancia del peligro de tsunamis, ni la instalación y mantenimiento de un Sistema de Alerta de Tsunamis.

En España existe un alto riesgo de tsunamis, no existen planes ni protocolos de emergencia, ni medidas de mitigación y preparación de la población expuesta. En 2012 podremos recibir un mensaje de alerta del sistema internacional NEAMTWS o el sistema Francés, pero no sabríamos que hacer con esta alerta, donde evacuar si hay que evacuar, ni en cuanto tiempo, la población no sabría como actuar.