UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Los arquitectos Clara Eslava y Miguel Tejada apostaron en la Universidad de Navarra por espacios públicos que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos

“Un colectivo muy amplio de arquitectos no hemos aprobado la invasión inmobiliaria de los últimos años. De hecho, hemos sido los más críticos con los crecimientos desaforados de ciudades y las ocupaciones del litoral. El balance económico ha hecho visible esa denuncia que siempre ha estado presente”. Así lo indicó Clara Eslava, que impartió una conferencia en la Escuela de de la Universidad de Navarra junto con Miguel Tejada, su marido y socio en Eslava y Tejada Arquitectos.

En ese sentido, Miguel Tejada añadió que “ha llegado el tiempo de reflexionar sobre las transformaciones que se han realizado y cuáles queremos que sean las del futuro”. Como ejemplo, aseguró que las urbes “necesitan transformaciones internas para mejorar sus espacios públicos. Lo interesante es que los ciudadanos se apropien de ellos; los arquitectos debemos ser sensibles a esto y mejorar sus condiciones para que ello sea posible”.

“Lo atractivo de los espacios públicos es su indeterminación: en ellos puede ocurrir cualquier cosa. Los arquitectos no debemos controlar con nuestros proyectos esa indefinición, sino poner en valor ese soporte para la vida”, expresó por su parte Clara Eslava. “Algunos soportes -continuó- pueden ser negativos porque generan barreras o limitan la fluidez de los acontecimientos. Por el contrario, como profesionales tenemos que buscar la belleza -en su sentido más clásico- con herramientas modernas para mejorar la calidad de vida”.

Reforma de la calle Serrano de Madrid

Estos dos graduados de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra también se refirieron a la cuestión de la movilidad. “En un espacio consolidado, dar prioridad al peatón se hace a costa de eliminar transporte rodado. No obstante, la tendencia al vehículo eléctrico, que no hace ruido y es menos contaminante, va a configurar una manera diferente de entender la calle”, puntualizó Miguel Tejada. Clara Eslava coincidió con él: “Incluso puede cambiar nuestra relación con la presencia de tráfico”.

En una conferencia organizada por el departamento de Urbanismo, Clara Eslava y Miguel Tejada abordaron varios proyectos de diseño de espacio urbano desarrollados en su estudio en los últimos años, como la remodelación de la calle Serrano de Madrid. “En los años 60 había sufrido una transformación muy agresiva que había deshecho su configuración inicial. La responsabilidad de operar en un tejido consolidado implica responder a requisitos diversos, desde lo estrictamente funcional pasando por atender las demandas de comerciantes, vecinos y entidades culturales…”, recordó Eslava.

“La reforma de la calle estaba hipotecada por una decisión de infraestructura nacional, la conexión del AVE Chamartín-Atocha”, apostilló Tejada, quien recalcó que “fue muy positivo para la ciudad la excelente coordinación en la intervención en los tres niveles: la transformación de la superficie, la infraestructura de aparcamientos y la nueva conexión ferroviaria”.