UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Ello supone la creación de cincuenta nuevos espacios cardioprotegidos

Todas las escuelas y facultades de la Universidad del País Vasco, así como otros edificios de la institución académica, cuentan desde el inicio del con una red de automatizados, dentro de una política de mejora de las condiciones de trabajo de la comunidad universitaria y de prevención de riesgos laborales. La iniciativa del Vicerrectorado de Proyección Universitaria y Responsabilidad Social, a través del Servicio de Prevención, forma parte del conjunto de medidas establecidas para facilitar el desarrollo de la actividad docente, investigadora y de gestión con las máximas garantías sanitarias.

Son en total 56 los equipos instalados, uno en cada edificio de la UPV/EHU, salvo algunos centros (como la Facultad de Ciencias y Tecnología, la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales – Sarriko-, o la ETS de Ingeniería de Bilbao), que por su gran dimensión cuentan con dos o tres aparatos. El emplazamiento de los desfibriladores persigue asegurar un rápido acceso a los mismos desde cualquier punto de cada edificio.Así, los equipos están instalados en las entradas de los edificios, en vitrinas conectadas telefónicamente con el centro de control de la UPV/EHU, así como con el teléfono de urgencias 112. Los desfibriladores están colocados en una torre que incopora una llamada automática al centro de control en caso de apertura. Ya el día de su instalación se ha formado al personal de administración para el conocimiento del equipo. No obstante, la universidad ha previsto desarrollar a partir del mes de noviembre un programa de formación que alcanzará a más de 500 personas. Se pretende de ese modo que toda la comunidad universitaria esté familiarizada con los equipos y pueda utilizarlos con garantías en caso de necesidad.

Alcance fuera del perímetro universitario

Es de destacar que la eficacia de estas instalaciones no se circunscribe al ámbito universitario. De hecho, los desfibriladores no solo atenderán necesidades dentro de la universidad, sino que también desplegarán su utilidad en las cercanías de los edificios universitrarios. Por ello, ante una emergencia en las cercanías de la UPV/EHU, cualquier ciudadano podrá hacer uso de los mismos.

Utilidad de los desfibriladores

La mayoría de las muertes súbitas no traumáticas son debidas a cardiopatías isquémicas que originan arritmias cardiacas letales. Estas constituyen una de las principales causas de mortalidad en países económicamente avanzados. El mejor tratamiento de las personas que padecen una parada cardiaca es la aplicación precoz de una serie de acciones que las sociedades científicas médicas han denominado “cadena de supervivencia”. Ésta incluye la activación del sistema de emergencias, la realización de maniobras de reanimación cardiopulmonar básica, la desfibrilación precoz y los cuidados médicos especializados.

Las evidencias clínicas y científicas ratifican que la desfibrilación temprana, en el seno de la cadena de supervivencia, es la respuesta más adecuada para este grave problema. Los avances tecnológicos han permitido desarrollar una categoría de desfibriladores con un funcionamiento automatizado, que los hacen idóneos para su uso por personal no especializado, evitando de esta manera la ruptura de la cadena de supervivencia de la persona enferma hasta la llegada de los equipos de emergencia sanitaria.

Está diseñado para su ubicación en espacios muy concurridos y para su uso por personas carentes de formación sanitaria, ya que suelen ser estas las que se encuentran directamente con situaciones que exigen un proceso de desfibrilación inmediata.