UNIVERSIDAD DE JAÉN

El Rector de la Universidad de Jaén, , defendió hoy a la Universidad Española, en el convencimiento del intenso papel generador de crecimiento económico y de empleo, siempre que exista un marco financiero “sostenible, suficiente, equitativo y eficiente” para las mismas.

La Universidad de Jaén celebró este martes el acto de inauguración oficial del curso académico 2012/2013, al que asistió la directora general de Investigación, Tecnología y Empresa de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, Eva María Vázquez.

Al inicio de su discurso, el Rector aseguró compartir “la preocupación y el descontento de quienes con toda razón se manifiestan en las puertas del Aula Magna, para expresar su rechazo ante los recortes que en Educación Superior venimos sufriendo”, unos recortes que subrayó “están socavando los pilares de un modelo público universitario que cumple eficientemente con sus misiones”.

Manuel Parras se mostró convencido de que con un marco financiero “sostenible, suficiente, equitativo y eficiente”, la Universidad Española “es capaz de contribuir más intensamente de lo que lo hace en este momento al crecimiento económico y a la generación de empleo, ayudando a transitar hacia una economía innovadora”.

En este sentido, apuntó que quienes están al frente de las universidades “sabemos que éstas cuentan con los activos humanos necesarios para ello, como se ha demostrado en el espectacular avance de los últimos años en el ámbito de la producción científica”.

El Rector de la UJA centró su discurso en la situación de crisis económica por la que atraviesa España y las universidades españolas. Crisis que no sólo consideró económica, “sino de valores y de razón”, que está poniendo al descubierto las prioridades de quienes gobiernan, “y está claro que las universidades no forman parte de las mismas”, afirmó. Por ello, calificó de “grotesco” el hecho de que se hable de un “cambio en el modelo de crecimiento, en el modelo productivo, que ha de estar basado en el conocimiento, y seguidamente contemplar cómo las medidas que se proponen son recortes permanentes, cercenándose el papel de las universidades como creadoras de capital humano innovador y, por ende, como vectores de crecimiento económico”.

Parras abogó por la autonomía universitaria, ya que durante el pasado curso académico, “las universidades hemos visto cómo se legislaba para las universidades, sin contar con las universidades, asistiendo a un desmantelamiento progresivo de este derecho”. A la vez, pidió un gran pacto en Educación, para evitar el comportamiento qye calificó de “febril” por la publicación de numerosas normas en Educación, “que dice muy poco a favor de nuestro sistema político y de España como país”.

Manuel Parras recordó que al final del curso académico que comienza hoy saldrá la primera promoción de alumnado graduado, “en un contexto de crisis económica muy intensa y lo que es peor, sin que se vislumbren síntomas que indiquen que podemos salir de ella”. Así, animó al alumnado a aprovechar al máximo la posibilidad de formarse de manera integral “y de superaros con responsabilidad, conscientes de que la sociedad pone en vuestras manos, en tiempos de penurias generalizadas, unos recursos muy valiosos que no debéis desaprovechar y mucho menos dilapidar”.

Asimismo, Parras rechazó en su discurso las medidas que afectan a las tasas y precios públicos de los estudios universitarios, así como la política de becas, por entender que, en la actual coyuntura económica, “no queda garantizada la igualdad de oportunidades en el acceso a la Educación Superior Universitaria… (…), porque excluir de la educación por razones económicas es la mayor de las discriminaciones”.

Por otro lado, alabó el trabajo del personal de la Universidad de Jaén, “que sigue cumpliendo con eficiencia con sus obligaciones, garantizando, de este modo, una formación de calidad de nuestros alumnos y alumnas, conscientes de que no podemos ni debemos trasladar a quienes no tienen culpa los despropósitos de otros”.

Por último, animó a los asistentes a seguir trabajando, “sin renunciar a nuestros principios, ni a nuestras convicciones, ni a nuestra visión de la Universidad Pública, desde la libertad, el compromiso por la calidad y con la ilusión del que comienza de nuevo”.

En este contexto, rechazó la campaña “de desprestigio y el cuestionamiento del sistema universitario público y de quienes en él trabajamos”, trasladando a la ciudadanía una “imagen catastrofista de la Universidad Pública Española que nada tiene que ver con la realidad”. Así, aseguró que los datos dan muestras de un sistema universitario español “eficiente y no de un sistema que derrocha recursos sin responder a la demanda de Educación Superior universitaria de la ciudadanía, como postulan algunos”.

Acto académico

El acto comenzó con la lectura de la Memoria del Curso Académico 2011/2012 por el Secretario General de la UJA, Nicolás Pérez Sola. Posteriormente, se procedió a la investidura de los nuevos doctores. Por la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, Cristina Pedrosa Ortega, que leyó el juramento en nombre de los demás, Juan Simón Mulero García, Ramón Soler Belda, María Orozco Saenz, Alonso Moreno Aguayo, María Gutiérrez Salcedo, Miguel García Guindo, Mariano Castro Valdivia y Pablo Juan Cárdenas García. Por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Manuel Villar Ortega, Pedro Cortés Morales, Antonio Salvador Jiménez Hernández, Santiago Jaén Milla, Felipe García Mino y María del Mar Díaz Castela. Por la Facultad de Ciencias Experimentales, Beatriz Sánchez Calvo, Silvia Ortega Algar, Lucía Molina García, María Campos Segura y Juan Carlos Bergara Morales. Por la Escuela Politécnica Superior de Jaén, Catalina Rus Casas, Juan José Ruiz Lendínez, José Luis Pérez García, Juan Carlos Escobedo Molinos, Daniel Carazo Álvaro, Elisabet Parras Gutiérrez, María Dolores Robles Ortega, Cristóbal J. Carmona del Jesús y Bernardo Almonacid Cruz. Por la Escuela Politécnica Superior de Linares, Abdelmonaim Azzouz, María Soledad Mateo Quero, Esmeralda Ruiz Ortega, Juan Manuel Maqueira Marín y Rocío Josefina Pérez de Prado. Por la Facultad de Ciencias de la Salud, Francisco Pedro García Fernández y María José Calero García. Por la Facultad de Trabajo Social, Lucía González López.

Lección inaugural e imposición de honores y distinciones

Bajo el título ‘El laberinto universitario’, el catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la UJA, Juan Manuel de Faramiñán, fue el encargado de pronunciar la lección inaugural. En su intervención, realizó una llamada de atención a la comunidad universitaria y a la sociedad en su conjunto sobre la importancia de la institución universitaria y la necesidad de proteger sus valores, ante la crisis que se cierne sobre los modelos de formación ciudadana. “Resulta necesario y urgente reflexionar sobre la ‘idea Universidad’, sobre lo que está ocurriendo y sobre lo que podemos hacer para solventar un esfuerzo conjunto de reconstrucción y recuperación de los paradigmas que desde sus orígenes han inspirado la búsqueda del Conocimiento”, apuntó Juan Manuel de Faramiñán, que incidió en la idea de “cavilar sobre la necesidad de realizar una reconquista de la Universidad como un espacio vital, como un campo de experimento del pensamiento creativo y en libertad, con un ejercicio sensato de la autonomía universitaria y la puesta a punto de una institución que se ponga al servicio de la sociedad”.

En su opinión, se hace necesario un debate, “un discurso serio sobre la idea de la Universidad, frente a los recortes dramáticos que nos llevan inexorablemente hacia la mediocridad y a generar una generación de profesores desencantados que difunden, en el mejor de los casos, lo que se ha llamado un “aburrimiento inteligente””. “También los universitarios llevamos nuestra propia culpa por no haber sabido reaccionar a tiempo y dejar que la mediocridad, las banderías académicas y los egoísmos nos hayan internado en un laberinto del que parece que no sabemos salir y que nos conduce al lóbrego resultado del ‘desencanto universitario’.

No obstante, muchos universitarios estamos convencidos que se puede salir del laberinto con inteligencia, resolución y sobre todo con imaginación”, se refirió el catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la UJA.

Tras su intervención, el Rector de la Universidad de Jaén procedió a la imposición de honores y distinciones, en primer lugar al personal jubilado PDI de los siguientes Departamentos: Lorenzo Almazán Moreno (Pedagogía), Anne-Marie Arnal Gely (Lenguas Mediterráneas), José Luis Buendía López (Filología Española), Tomás Campoy Aranda (Pedagogía), María Alcázar Cruz Rodríguez (Didáctica de las Ciencias), Manuel Hermoso Poves (Ingeniería Eléctrica), Dulcenombre Jiménez Cavallé (Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal), Francisco Jiménez Sánchez (Matemáticas), José Miguel Pedrosa González (Ingeniería Mecánica y Minera), Lourdes Ruiz Solves (Filología Española), María del Carmen Sánchez Gómez (Matemáticas), Baltasar Sánchez Marín (Matemáticas), Andrés Santoro Laguna (Ingeniería Gráfica, Diseño y Proyectos) y Gabriel Tejada Molina (Filología Inglesa). En segundo lugar a los nuevos catedráticos: José Domingo Sánchez Martínez (Antropología, Geografía e Historia), Francisco José Guerrero Ruiz (Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología), Roberto García Ruiz (Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología), Francisco Luque Vázquez (Biología Experimental), Antonio Sánchez Baca (Biología Experimental), Eulogio Castro Galiano (Ingeniería Química, Ambiental y de los Materiales), Juan Peragón Sánchez (Biología Experimental) y Jorge Lozano Miralles (Derecho Público).

Por último, el Rector de la UJA hizo entrega de tres Currículum Platino a Beatriz González Segura (Licenciada en Psicología), Francisco José Tirado Cabrera (Ingeniero Técnico en Topografía) y Alejandro Avilés del Moral (Ingeniero Técnico en Informática de Gestión).

El Currículum Platino es una distinción que la Universidad de Jaén otorga al alumnado excelente que, durante el transcurso de sus estudios, haya obtenido un buen rendimiento académico y, además, haya realizado otras actividades de interés universitario que redundan, tanto en la mejora de su inserción laboral, como en beneficios de carácter social.