UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Investigadores de la Universidad de Navarra publican en JAMA un ensayo de dieta beneficiosa frente a la arteriosclerosis, en el marco del estudio

Investigadores españoles liderados por el Dr. Miguel Ruiz-Canela y el Prof. , profesores de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra, realizan el primer ensayo clínico que ha mostrado que una intervención dietética puede reducir el riesgo de arteriopatía periférica.

Los resultados, publicados hoy en el JAMA (Journal of the American Medical Association), ponen de manifiesto que una intervención de educación nutricional con y abundante provisión gratuita de extra-virgen obtuvo una reducción relativa de riesgo del 66% (intervalo de confianza al 95: 42% a 80%) de enfermedad arteriosclerótica periférica sintomática.

El ensayo se realizó durante más de cuatro años en 2.539 participantes (asignados a aceite de oliva extravirgen), a quienes se comparó con un grupo control de 2.444 que recibieron educación para seguir una dieta baja en grasas. Paralelamente, otro grupo de 2.452 participantes también recibió educación en dieta Mediterránea pero se les regalaban frutos secos en vez de aceite de oliva extravirgen. En este caso, también se experimentó una reducción significativa del riesgo del 50% (19% a 70%) en comparación con el grupo control.

Fumadores, diabéticos e hipertensos, los más propensos a padecerla

La arteriopatía periférica, también conocida como enfermedad vascular periférica, ocurre cuando hay un estrechamiento u obstrucción en las arterias del miembro superior o inferior. Generalmente ocurre en las arterias de las piernas (isquemia de miembros inferiores). Su síntoma más frecuente es la claudicación intermitente que se manifiesta por dolor al caminar (generalmente en las pantorrillas) y que se atenúa al detenerse. Puede ocasionar complicaciones como úlceras o heridas que no cicatrizan, infecciones en los pies o incluso gangrena. En casos graves y avanzados puede ser necesaria la amputación. La causa es la arteriosclerosis de las arterias de las piernas. La presencia de arteriopatía periférica suele ser indicio de que la arteriosclerosis puede estar también presente en las arterias coronarias o cerebrales.

Más del 5% de la población mayor de 50 años sufre esta enfermedad. Los fumadores, diabéticos y quienes tienen elevada la presión arterial o el colesterol son más propensos a padecerla.

El ensayo aleatorizado PREDIMED (), dependiente de (Instituto de Salud Carlos III), es el mayor ensayo clínico dirigido a analizar los efectos de la dieta mediterránea sobre las complicaciones de la arteriosclerosis. Este ensayo incluyó a 7.447 hombres y mujeres españoles de 55 a 80 años de alto riesgo de enfermedad vascular arteriosclerótica. Fueron asignados al azar a 3 dietas. Dos grupos recibieron una intervención dietética para fomentar la dieta mediterránea tradicional (rica en aceite de oliva virgen, frutos secos, verduras, frutas, pescado, vino tinto y legumbres, pero reducida en carnes rojas, bebidas azucaradas y dulces). En uno de los grupos mediterráneos se regalaba a los participantes 1 l/semana de aceite de oliva virgen (incluyendo el consumo familiar) y en el otro se regalaban frutos secos. Al tercer grupo se le instruía en una dieta baja en grasa. La intervención dietética incluyó entrevistas personales trimestrales con dietistas y sesiones de grupo también trimestrales. En el programa no se incluyó ninguna reducción de ingesta energética ni promoción de actividad física.

Según el autor senior del estudio, el Prof. Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva en la Universidad de Navarra, estos son los mayores beneficios que ha mostrado el ensayo PREDIMED: “Recientemente hemos podido poner de manifiesto que una intervención con dieta Mediterránea era capaz de lograr una reducción relativa del 30% en el riesgo de enfermedad cardiovascular mayor (infarto, ictus o muerte) y de diabetes. La gran reducción de riesgo observada ahora para la arteriopatía periférica es todavía más impresionante; de hecho es el mayor efecto protector comprobado en nuestro ensayo y proporciona un respaldo sólido al efecto global beneficioso de las dietas de tipo mediterráneo contra la arteriosclerosis”.