UNIVERSIDAD DE NAVARRA

El psiquiatra Dr. Francisco Orengo impartió un seminario sobre violencia doméstica y en la Universidad de Navarra

“En muchas ocasiones, el primer maltrato de la persona adulta hay que buscarlo en su familia de origen”. El psiquiatra Dr. Francisco Orengo, presidente de la Sociedad Española de Psicotraumatología, Estrés Traumático y Disociación (www.sepetyd.es), alertó en una conferencia que impartió en la Universidad de Navarra de que las mujeres que han sufrido maltrato de niñas, tienen más posibilidades de acabar con un maltratador. En su opinión, se debería informar en los colegios sobre esta circunstancia para que contribuyan a detectar a tiempo los casos de maltratos y abusos.

La explicación que dio es que desde la infancia las víctimas de maltratos, en su mayoría mujeres (por cada diez varones que maltratan a su mujer, una mujer hace lo mismo con su marido) tienen interiorizada esta conducta como normal y eso les impide ver la realidad, “hasta el punto de normalizar las conductas de maltrato”.

El experto participó en la XI edición del Seminario sobre Comunicación y Salud donde destacó que algunas de las víctimas de violencia doméstica severa presentan el denominado “trastorno de estrés post-traumático”. Distinguió entre varias manifestaciones: pensamiento intruso o flashbacks, conductas de evitación o embotellamiento afectivo que suelen ir acompañadas de problemas de memoria, distanciamiento emocional del mundo, etc. y, por último, hiperactivación o aumento de la reacción de sobresalto acompañada de insomnio.

España, un país con un fuerte pasado machista

El Dr. Orengo afirmó que el machismo es la principal causa de maltrato, y el miedo y la normalización de la situación de maltrato los motivos más importantes por los que no se denuncia al agresor. Asimismo, señaló a España como uno de los países con fuerte pasado machista. En su opinión, “esta conducta ha existido desde siempre, sólo que ahora se manifiesta más porque los cauces de expresión son cada vez más eficaces”.

Para el profesor Alejandro Navas, sociólogo de la Universidad de Navarra, “en España, el núcleo familiar se convierte en el gran colchón ante la crisis económica y de valores, pero también puede ser, en su faceta más sombría, un lugar violento donde se sufre el maltrato físico y psíquico”. “Hoy en día, -subrayó-, afortunadamente, somos más sensibles a estos comportamientos”.