UNIVERSIDAD FRANCISCO DE VITORIA

Francisco José Contreras (Catedrático Universidad de Sevilla): “El legado del 68 nos aboca a un futuro insostenible como sociedad: pocos jóvenes y muchos viejos”.

Esta mañana ha continuado el Congreso Internacional “50 años de mayo del 68. Una época de cambios, un cambio de época” en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid), que se está celebrando hasta el 10 de noviembre, abordando los numerosos cambios que en diferentes ámbitos de la sociedad se han producido en los últimos 50 años.

La primera conferencia de la mañana ha corrido a cargo de Francisco José Contreras, Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla. En su ponencia titulada “¿Qué define mi identidad? Naturaleza, libertad, cultura” el profesor ha hecho un repaso histórico de lo que ha denominado “Mayo del 68, la revolución sin futuro” en el que ha explicado que esta revolución fue “atípica porque no deseaba una toma directa del poder y no es hija de la miseria sino de la abundancia que había en todo Occidente”, protagonizada por unos jóvenes, fruto del baby boom posterior a la segunda Guerra Mundial, en la que los jóvenes pueden prolongar su etapa formativa, sin responsabilidades laborales ni familiares, permaneciendo en lo que el profesor Contreras ha denominado “síndrome de Peter Pan”.

El profesor ha explicado también que “vivimos hoy con una herencia inconsciente del 68, que ha ido permeando nuestra atmósfera social hasta convertirse en la moral dominante de la sociedad actual” y no augura un futuro demográfico positivo: “el legado del 68 nos aboca a un futuro insostenible como sociedad: pocos jóvenes y muchos viejos”.

A continuación, ha comenzado la mesa redonda sobre “Identidad sexual. Hombre y mujer, ¿solo dos sexos?” en la que el profesor Nicolás Jouve de la Barreda, Catedrático emérito de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, ha presentado evidencias científicas de las bases biológicas de la identidad sexual. El profesor ha asegurado que no es cierto que la orientación sexual esté condicionada genéticamente. Y, de la mano de estudios científicos de relevantes revistas médicas, ha hecho un llamamiento a la prudencia en las intervenciones de cambio de sexo que, en muchos casos, se están haciendo a la ligera.

José López, profesor titular de Farmacia de la Universidad de Navarra, ha afirmado que no atender tanto al sexo como al género tiene riesgos para la salud y ha pedido que no se desprovea de contenido a ninguno de los dos conceptos. “Hacerlo puede suponer no atender adecuadamente a las personas” y ha puesto el ejemplo de muchos transexuales, de quienes, “en el ámbito clínico, se llega incluso a esconder su historia antigua, y en lugar de ser atendidos correctamente están siendo utilizados por los lobbies”.

Ha cerrado la mesa María Calvo, profesora titular de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid que ha explicado que tenemos un sistema escolar biológicamente irrespetuoso, que “intenta la igualdad a martillazos y no tiene en cuenta las diferencias”. La profesora ha sugerido que hay que “tener en cuenta la diferencia en las aulas, niños y niñas tienen distintos ritmos de maduración cognitiva, unos se alivian biológicamente moviéndose y otras hablando”. También ha explicado que se “está viviendo una crisis de masculinidad que se está arrastrando a la paternidad. Se nos está haciendo creer que el hombre y el padre son prescindibles. Los datos nos muestran lo contrario. La ausencia o la presencia de los padres deja una huella imborrable en los hijos”.

En la segunda parte de la mañana se ha abordado el tema “Del sexo al género, ¿quién decide qué pensar?” en una mesa redonda en la que María Caballero, catedrática de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Sevilla ha hablado de “género y deconstrucción del lenguaje” y ha pedido sentido común para no llegar al ridículo, porque “no es lógico forzar las estructuras lingüísticas desde las ideologías impuestas”.

Juan José Daboub, exdirector gerente del Banco Mundial, ha explicado la relación entre la economía mundial y la agenda de género. Daboud ha explicado que “la economía mundial se divide en dos modelos: abierta, con el centro en la persona, y la cerrada, con el centro en el Estado. Mi experiencia me dice que funciona mejor el segundo modelo. Las políticas de género se están extendiendo intencionadamente por todo el mundo. Mi país, El Salvador, es un buen ejemplo. Con altos niveles de pobreza, violencia y emigración, el primer esfuerzo político se hace para redefinir el matrimonio. Esto responde a agendas de organizaciones internacionales, que tratan de romper la familia como núcleo básico de la sociedad”, ha añadido.

Por último, Marguerite Peeters, directora del Institute for Intercultural Dialogue Dynamics, ha hablado sobre “Política global y grandes directrices”. Peeters ha explicado que “la agenda para la igualdad de género tiene dos orígenes: el feminismo y la homosexualidad, dos colectivos que convergen en sus objetivos y que son reflejo de un nuevo consenso global que ha integrado la agenda de género”.

Esta tarde el Congreso continúa con dos mesas redondas donde se tratarán temas como el hombre y la mujer en el proyecto de Dios, sexualidad, sociedad y política, el matrimonio y varios talleres sobre sanar las heridas de las víctimas del 68, naprotecnología, adicciones, atención a personas separadas, crisis matrimoniales y atención a las personas que han sufrido abusos sexuales.

Puede seguirse el congreso en redes en twitter e instagram @68UFV y #tenemosquhablar