UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Ahora se conoce en detalle que el taller estaba destinado a la metalurgia de la plata

El descubrimiento ha permitido reconocer el circuito comercial fenicio del sureste hispano, que tenía la plata como su objetivo principal

Investigadores de la Universidad de Alicante, la Universidad de Murcia y el Museo Arqueológico de Guardamar del Segura (Alicante) acaban de hacer público un hallazgo excepcional. Se trata del taller metalúrgico, de origen fenicio, descubierto durante las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo entre 2015 y 2017 en el Cabezo Pequeño del Estaño (CPE) de Guardamar del Segura (Alicante). Los trabajos de excavación son parte de la vertiente Costa mediterránea de la península Ibérica del Proyecto Modular: Arquitectura fenicio-púnica que lleva a cabo el grupo Arqueología y Patrimonio Histórico de la UA. La novedad radica en que nunca hasta ahora se había excavado un taller completo, informa Fernando Prados Martínez, investigador de la UA y miembro del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico de la UA (INAPH).

Aunque el trabajo de la plata llevada a cabo por parte de los fenicios se conoce, nunca hasta ahora se había excavado un taller completo. Este taller conserva la arquitectura, un edificio de planta circular, y el mobiliario interno, que está compuesto por un horno, un banco de trabajo, utensilios de fundición y forja y restos de galena argentífera -mineral de donde extraían la plata. El mobiliario y los objetos localizados en la excavación arqueológica han permitido a los investigadores poder reconstruir su funcionalidad, concretamente la metalurgia de la plata. La constatación de esta actividad pone de manifiesto el prestigio tanto del edificio en sí, como de los artesanos que lo emplearon a lo largo del s. VII a.C.

El resultado de la investigación acaba de ser publicado en el artículo científico “Metalurgia fenicia en el sureste ibérico: el taller del Cabezo Pequeño del Estaño (Guardamar, Alicante)”, que salía a finales de diciembre de 2018 en la revista Complutum, editada por la Universidad Complutense de Madrid. Sus autores son el investigador de la UA Fernando Prados Martínez, primer firmante; Antonio García Menárguez, conservador de patrimonio cultural y director del Museo de Arqueología de Guardamar (MAG); y Helena Jiménez Vialás, del Departamento de Prehistoria, Arqueología, Historia Antigua, Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas y del Centro de Estudios del Próximo Oriente y al Antigüedad Tardía de la UMU.

La noticia es resultado del proyecto de investigación que se desarrolla desde 2014 en el Cabezo Pequeño del Estaño. Las recientes investigaciones arqueológicas efectuadas en el Cabezo Pequeño del Estaño (CPE) de Guardamar del Segura han permitido rescatar para los estudios fenicios este yacimiento. A pesar de su conservación parcial, debido a que en 1988 padeció la acción destructora de una cantera ilegal de extracción de áridos, se trata de un asentamiento que aún está en condiciones de ofrecer informaciones de enorme relevancia sobre el primer impacto fenicio en el levante peninsular que, a tenor de los datos, pudo tener lugar desde las primeras décadas del s. VIII a.C.

Sobre los datos particulares obtenidos aclara Fernando Prados que “el taller está en uso aproximadamente entre los años 700 y 650 a.C., momento que se corresponde con la segunda fase de vida de este poblado fundado hacia el 780 a.C. y parcialmente destruido por un terremoto acaecido hacia el 730. Las
fechas están obtenidas mediante la técnica del Carbono 14 (C14) realizada sobre semillas, y los estudios de metales se han realizado en los Servicios Técnicos de Investigación de la UA (SSTTI)”. El arqueólogo detalla el origen de los minerales, sobre los que especifica “llegaron por barco desde las sierras de Almería y Murcia. En el Cabezo Pequeño del Estaño se producían lingotes que, desde aquí, se exportaban por todo el Mediterráneo hasta el próximo Oriente. Gracias a este hallazgo podemos reconocer el circuito comercial fenicio del sureste hispano, que tenía la plata como su objetivo principal y poner en valor este singular yacimiento”.

El descubrimiento se ha presentado recientemente en el congreso internacional, el IX Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos, celebrado en Mérida (Badajoz) el pasado mes de octubre de 2018.

Para la primavera de 2019 está prevista una exposición monográfica sobre el yacimiento en el Museo Arqueológico de Guardamar. Más adelante, en verano, asumida desde el INAPH y con el patrocinio del Ayuntamiento de Guardamar, Fernando Prados Martínez y Antonio García Menargues, directores de la excavación, continuarán con ella. En los trabajos participan alumnado y profesorado de la UMU y la UA.

Referencia bibliográfica:

Prados Martínez, F.; García Menárguez, A.; Jiménez Vialás, H. (2018): Metalurgia fenicia en el sureste ibérico: el taller del Cabezo Pequeño del Estaño (Guardamar, Alicante) Complutum, 29(1): 79-94. http://dx.doi.org/10.5209/CMPL.62396