UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

La Universidad Católica de Valencia celebra el I Torneo de Ajedrez como plataforma de su próximo Club de Ajedrez

El próximo día 26 se celebrará el I Torneo de Ajedrez de la Universidad Católica de Valencia (UCV), dirigido a toda la comunidad universitaria, familiares y amigos, organizado por el Servicio de Actividad Física y Deporte con la participación de la Federación Valenciana de Ajedrez.

Esta competición, que se celebrará en el claustro del Campus de Valencia-San Carlos Borromeo desde las 10 horas, será la plataforma para el nacimiento del “Club de Ajedrez UCV” como lugar de encuentro, de ejercicio del deporte mental y de difusión de los valores del ideario educativo de esta universidad.

Así, la UCV tiene la oportunidad de ser pionera en el panorama nacional al representar el ajedrez valenciano y abanderar el ajedrez universitario, sumándose al proyecto educativo de la Universidad de Oxford que dispone del Oxford University Chess Club (fundado en 1859) y que pretende contemplar al ajedrez en sus itinerarios educativos, inicialmente en forma de posgrados.

Desde 1995 la UNESCO recomienda la incorporación de este juego en los planes educativos. Por otra parte, el Parlamento Europeo hace más de un lustro lo propuso como asignatura en el sistema educativo. En este sentido, “la UCV puede ponerse a la cabeza del resto de universidades españolas haciéndose eco del marco europeo de educación que implanta el ajedrez como asignatura obligada en la enseñanza secundaria”, ha detallado el profesor José Miguel Arce, precursor de la iniciativa.

“¿Cómo es posible que en España no exista ningún club de ajedrez universitario federado, que salga a jugar en los circuitos de competición federativos? ¿Cómo se explica que siendo Valencia el lugar donde nació la modalidad de ajedrez moderno que todos conocemos, ni si quiera la mayor parte de la ciudadanía sepa esto?”, ha planteado Arce.

VALENCIA, CUNA DEL AJEDREZ MODERNO

“Parecía insólito creer que hasta el momento ninguna universidad de la Comunidad Valenciana se hubiera planteado tomar el testigo del legado histórico del que somos deudores: Valencia es cuna del ajedrez moderno, es en Valencia donde se formaliza con la incorporación de la dama en el juego en sustitución de la alferza, siendo normalizadas sus reglas definitivamente por tres poetas valencianos: Castellvi, Fenollar y Vinyoles”, ha detallado el profesor de la UCV.

Estos amigos fundaron en 1475 el llamado ‘ajedrez de la dama’, legislando por vez primera el movimiento de la Dama en su poema Scachs d´Amor. Cuenta de ello daría años más tarde Francesc Vicent, maestro de ajedrez de César y Lucrecia Borgia, cuando en su Llibre dels jochs partits dels schachs de 1495 difundiría las reglas del juego a través de la imprenta, tal como describen las investigaciones del amigo en batallas José Antonio Garzón. Esta tesis ha sido fundamentada y aceptada por el consenso de historiadores y de grandes ajedrecistas, como los campeones del mundo Karpov y Kasparov durante su encuentro del 2009 en Valencia.

“Podemos afirmar que el ajedrez moderno (con la incorporación de la dama) nace en España auspiciado por la importancia de Isabel de Castilla en política, y más concretamente en Valencia, propiciado porque en el Reino de Valencia tiene lugar el primer Siglo de Oro de la Literatura, potenciado por encontrarse la primera imprenta de España, colindante al Portal de Valldigna”, ha subrayado Arce.

“En España desde que el monje español Ruy López de Segura jugara en la corte de Felipe II y se convirtiera en el primer campeón de ajedrez del mundo oficioso popularizando la apertura que lleva hoy su nombre, las universidades nacionales han perdido una oportunidad magnífica de ser continuadoras del deporte mental por antonomasia”, ha expresado.

POR SUS MULTIPLES BENEFICIOS, EL AJEDREZ ES “EN SÍ MISMO, UN BIEN SOCIAL”

El profesor de la UCV, que ha desarrollado talleres de ajedrez y ha sido entrenador de este noble juego desde hace casi dos décadas, ha constatado que su práctica “propicia cambios neuronales significativos. Resulta evidente que la persona se vuelve más meditabunda, más ecuánime, las ideas se organizan mejor, se logra un mayor autocontrol frente a la adversidad y se vuelve más resolutivo frente al factor tiempo. Incluso puedo dejar constancia que vi avanzar grafológicamente en su escritura a alumnos con ciertas limitaciones, lo cual implica una maduración evidente psicomotriz, entre mente y mano, cuando el ajedrez echa raíces en su psique”.

Además, su práctica eleva el cociente intelectual mejorando la concentración de los alumnos, ayuda a prevenir el Alzheimer, favorece las conexiones de ambos hemisferios cerebrales, mejora el pensamiento creativo, potencia la retentiva memorística, favorece la resolución de problemas, la organización, planificación y toma de decisiones, incrementa la capacidad lectora, aumenta los niveles de concentración –es especialmente indicado para casos de TDH. Por ello, “el ajedrez es en sí mismo un bien social, favorece la rehabilitación y reinserción penitenciaria, su transversalidad propicia valores a sus practicantes. Sus beneficios están ampliamente probados, desarrollando o potenciando 16 capacidades cognitivas o áreas del pensamiento”, ha subrayado Arce.