UNIVERSIDAD DE BARCELONA

· La UB lidera este proyecto que tendrá como uno de sus ejes los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas

La Universidad de Barcelona, el Trinity College de Dublín, la Universidad de Utrecht, la Universidad de Montpellier y la Universidad Loránd Eötvös de Budapest han rubricado hoy el nacimiento de la alianza Charm (Charm-EU), un proyecto de nueva universidad europea cuyo eje serán los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Durante la rueda de prensa de presentación, que ha tenido lugar en la Universidad de Barcelona, el rector de esta institución, Joan Elias, ha explicado que uno de los objetivos de la red será construir una oferta académica singular e innovadora en torno a los ODS, principios que asumieron los miembros de las Naciones Unidas en 2015 para eliminar la pobreza, proteger el planeta y asegurar su prosperidad. «Los diecisiete objetivos que forman la llamada Agenda 2030 serán inspiradores directos de la universidad europea que queremos crear», ha afirmado el rector Elias.

«A diferencia de los objetivos del milenio vigentes en el período 2000-2015 —ha puntualizado el rector—, los ODS buscan la implicación de los gobiernos locales y de las entidades de la sociedad civil, al tiempo que aportan una visión más global e interdependiente de los retos que afronta la humanidad. Aquí es donde entendemos que la universidad europea que proponemos puede tener un papel formativo clave », ha explicado Elias.

El rector de la UB ha querido destacar tres puntos principales de Charm-EU. En primer lugar, la gran pluralidad lingüística que aportan las cinco universidades participantes. Los futuros estudiantes de esta alianza multilingüe podrán formarse en una oferta basada en tres lenguas latinas —catalán, castellano y francés— y dos germánicas —inglés y holandés—, además del húngaro y el gaélico. Por otra parte, será una universidad basada en proyectos internacionales liderados por las cinco instituciones que la integran, abierta e inclusiva para ciudadanos de todo el mundo. Y como tercer punto, Elias ha señalado que otro de los objetivos de la red será «crear una experiencia de aprendizaje verdaderamente europea», en tanto que beberá de la mejor tradición de la cultura del continente y aspirará a integrar la cultura popular y la académica. De este modo, los estudiantes entrarán en contacto con un bagaje cultural único que se ampliará a lo largo del periodo de formación y que los dotará de herramientas para convertirse en ciudadanos críticos de acuerdo con los valores europeos.

Un acuerdo de futuro

Todos los rectores de las universidades implicadas se han mostrado satisfechos por el nacimiento de Charm-EU. Patrick Prendergast, rector del Trinity College de Dublín, ha afirmado: “Trinity College Dublin se muestra satisfecho de formar parte de esta red, que cooperará sin fronteras. A través de la red ayudaremos, a través de la educación, a convertir a los estudiantes europeos en ciudadanos globales”.

Por su parte, el rector de la Universidad de Utrecht, Henk Kummeling, ha indicado: “La unión de fuerzas que supone esta alianza proveerá de los recursos necesarios a los estudiantes y profesores a tomar parte en la solución de los retos que hoy en día afrontan nuestras sociedades. Esperamos innovar la educación y el aprendizaje, haciéndolo más flexible, accesible e inclusivo. Es lo que la sociedad necesita”.

El rector de la Universidad Loránd Eötvös de Budapest, László Borhy, apuntó las similitudes entre los objetivos de la alianza y los valores de su universidad que pretende fortalecer la identidad europea y a la vez transformar el patrimonio cultural para lograr progreso. “La nueva universidad europea –dijo– ofrecerá un ejemplo en cuanto a la homologación de programas académicos y movilidad de estudiantes. Será -ha añadido- un sistema más flexible y sostenible orientado a responder al amplio abanico de necesidades sociales”.

Patrick Caron, vicerrector de Asuntos Internacionales de la Universidad de Montpellier, ha señalado: “En la Universidad de Montpellier se creó la primera facultad de Medicina todavía activa en Europa, y se creó, precisamente, gracias a la movilidad y migración de todo el Mediterráneo. Nunca nos hemos olvidado”. Según Caron, pertenecer a esta nueva alianza permitirá a la Universidad de Montpellier “contribuir a fortalecer los valores europeos” y, al mismo tiempo, a los retos a los que se ha comprometido recientemente con la fusión de las universidades Montpellier 1 y Montpellier 2 en una de sola, así como “conseguir que la Agenda 2030 sea una realidad.”

La iniciativa de las universidades europeas

En diciembre de 2017, el Consejo Europeo impulsó la iniciativa de crear redes de universidades europeas con el objetivo de mejorar la competitividad internacional de las instituciones de educación superior y reforzar el sentimiento de pertenencia a Europa, una propuesta formulada previamente por el presidente francés Emmanuel Macron. «La idea era aglutinar una nueva generación de europeos que pudieran cooperar y trabajar en distintas culturas europeas y mundiales, en diferentes idiomas, sin preocuparse por las fronteras territoriales, los distintos sectores y las diversas disciplinas académicas», ha afirmado el rector de la Universidad de Barcelona.

Esta iniciativa ya se ha puesto en marcha y, de hecho, la primera convocatoria de ayudas de la Comisión Europea, englobada dentro del programa Erasmus+ pero dirigida a la creación de universidades europeas, dispone de una financiación de 30 millones de euros y se resolverá en julio de 2019.