UNIVERSITAT ROVIRA I VIRGILI

La han desarrollado profesionales del Hospital Sant Joan de Reus y del Centro de Formación e Innovación en Simulación de la URV

La aplicación UCI & Kids, desarrollada por el Centro de Formación e Innovación en Simulación de la URV y los profesionales de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Sant Joan de Reus.

El Hospital Universitario Sant Joan de Reus lleva a cabo el proyecto “UCI de puertas abiertas”, que incluye a las familias en los cuidados y el acompañamiento a las personas ingresadas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) durante la mayor parte del día. Como parte de esta iniciativa, la UCI del hospital se ha dotado de una aplicación móvil que, de una manera intuitiva y como si fuera un juego, ayuda a los niños con familiares ingresados ​​a atenerse una visión general de este servicio. Esto les ayuda a familiarizarse con lo que se encontrarán durante la visita.

Esta aplicación ha sido concebida por los profesionales de la UCI y desarrollada por el Centro de Formación e Innovación en Simulación de la URV, que lo han diseñado para que los más pequeños conozcan cuáles son los aparatos que ayudan a la recuperación de los pacientes y se habitúen a el ambiente y los ruidos que se encontrarán en el momento de la visita. Así, por ejemplo, cuando el niño pasa el dedo por encima de un aparato del box de la UCI, puede escuchar cómo suena y tiene una breve explicación de lo que es.

El APP UCIKids estará disponible próximamente en la plataforma de descarga de aplicaciones del dispositivo móvil (actualmente se puede consultar una versión en pruebas) y se puede utilizar tanto en entorno Android como en iOs.

Además de la aplicación móvil, el Hospital Sant Joan de Reus está llevando a cabo otras acciones para abrir la UCI a los familiares: la formación de los profesionales que, con el apoyo de una psicóloga infantil adecuan las actuaciones a las necesidades por los más pequeños; la creación de un espacio de acogida para los niños y niñas donde se prepara la visita con material didáctico, y un programa de actividades para los niños según su edad. Para los más pequeños se hacen visitas breves y supervisadas utilizando juguetes y material infantil y facilitando, si es posible, el contacto con el paciente. Tras la visita se facilita la expresión de sentimientos a través, por ejemplo, de dibujos. A los niños mayores se les permite que intervengan en alguna de las actividades o cuidados que se hacen al paciente, tales como poner crema en las piernas o taparlo con una manta si tiene frío.