UNIVERSIDAD DE BARCELONA

La UB es la primera universidad de España en cuanto al número de solicitudes de patentes europeas presentadas, según el informe de la Oficina Europea de Patentes (OEP) publicado esta semana. Este hito coincide con el trigésimo aniversario de las primeras patentes gestionadas por la Universidad de Barcelona, primero a través del Centro de Patentes y más adelante junto con la Fundación Bosch i Gimpera.

Los datos de la OEP sitúan la Universidad de Barcelona en la tercera posición en cuanto a solicitudes de patentes entre las empresas e instituciones. En primer lugar destacan el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con 61 solicitudes; la farmacéutica Esteve, con 33, y después la Universidad de Barcelona y la Fundación Tecnalia Research & Innovation, con 17. A continuación están Repsol, con 16 solicitudes; Seat y Telefónica, con 14, y la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto Ciencias Fotónicas, con 13.

Por sectores, la distribución de las patentes solicitadas por la Universidad de Barcelona a la OEP ha sido la siguiente: siete del sector químico y farmacéutico; seis del sector de la electrónica y los sensores; tres del sector de las tecnologías de la información y la comunicación, y una del sector de la óptica y la instrumentación. En cuanto a las facultades, lidera el ranking la Facultad de Física, con siete solicitudes, seguida por la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación, con cinco; la Facultad de Psicología, con tres, y la Facultad de Química, con dos.

En 1989 la Universidad de Barcelona comenzó a gestionar la protección por patente de los resultados de la investigación llevada a cabo en la Universidad. Desde entonces se ha llegado a una cifra acumulada que supera el millar de solicitudes de patentes presentadas. El ejercicio 2018 se cerró con un total de 28 solicitudes de patentes, entre prioritarias y extensiones internacionales.

Durante estos treinta años se han firmado casi 150 acuerdos de licencias, que han permitido transferir un gran número de tecnologías de la Universidad de Barcelona al sector industrial. Por otra parte, la licencia de tecnologías también ha permitido crear 23 empresas derivadas, o spin-offs, participadas por la UB, como Biocontrol, Bluephage, Colorsensing o Iproteos. Sólo desde 2004, las licencias de tecnologías han generado para la Universidad de Barcelona un retorno de más de 3,2 millones de euros.