UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

El Prof. Dr. Mazahir T. Hasan es el responsable del Laboratorio de Circuitos de la Memoria en el centro de investigación Achucarro Basque Center for Neuroscience de Leioa y primer autor principal del estudio.

Este trabajo ha requerido más de 12 años de investigación y la colaboración de un grupo internacional de investigadores de diversas instituciones. Para orquestar los objetivos del proyecto, el Prof. Hasan creó un equipo internacional de investigadores para estudiar el hipotálamo y su papel en la formación de nuevas memorias.

El hipotálamo es una estructura evolutivamente más antigua en comparación con las estructuras corticales asociadas convencionalmente con los procesos de memoria. Hasta ahora, la comunidad de neurociencias había dejado de lado al hipotálamo. Estos hallazgos abren vías completamente nuevas para la investigación y la comprensión de creación de memorias y los mecanismos para poder acceder a ellas.

LA MEMORIA

La idea de memoria como una representación física surge del filósofo Aristóteles en el año 350 AC: “El proceso de estimulación sensorial implicado en el acto de percibir acuña, como si fuera una impresión de lo percibido, del mismo modo que un sello transfiere su relieve sobre la cera caliente”. Esta forma de describir la memoria como un sello de lacre, acabó convirtiéndose en un tema de gran interés, especialmente con la llegada de la hipótesis que sostiene que dichos “sellos” están organizados en grupos celulares selectivamente activados, los cuales serían los sillares de la memoria, o “engramas”. La búsqueda para identificar el sustrato físico de la memoria en el cerebro es clave para descifrar los mecanismos celulares y moleculares encargados de preservar la memoria.

El papel de la memoria en es crucial para el hecho biológico humano y la supervivencia, por lo que es razonable pensar que la constelación de células interactivas que dan soporte a los engramas debe haber aparecido en un punto temprano de la evolución.

SOBRE EL DESCUBRIMIENTO

Hasta el momento existía una asunción casi dogmática en este campo de investigación que venía a situar en las zonas del cerebro conocidas como hipocampo y corteza cerebral eran el almacén de la memoria. Con este estudio, se ha demostrado que el hipotálamo, que es una de las zonas más antiguas de nuestro cerebro, en términos evolutivos, juega un papel fundamental en los circuitos de la memoria.

En el estudio que ha publicado en la revista “Neuron”, el equipo internacional de investigadores liderados por el Prof. Hasan se aborda con un enfoque interdisciplinar en el que han desarrollado una novedosa herramienta genética para marcar selectivamente neuronas, concluye que los “engramas” o “trazas” de memoria también se pueden originar y preservar en el hipotálamo, y para ello, basaron su investigación en la oxitocina, una sustancia neuropéptida que controla diversas respuestas emocionales, incluyendo el miedo, y a la que un tipo de neuronas son sensibles.

Este descubrimiento revolucionario invita a explorar los posibles engramas existentes en distintas regiones cerebrales, tanto en las primitivas como en las más modernas en la escala genética. Si somos capaces de entender anatómica y funcionalmente los circuitos implicados en el miedo, sería posible diseñar nuevas estrategias terapéuticas para tratar patologías del cerebro, como la ansiedad y el estrés postraumático, ligadas a procesos en los que el miedo juega un papel fundamental.

El tablero de ajedrez es una representación artística, que revela por primera vez que un circuito cerebral evolutivamente antiguo cumple los requisitos para albergar engramas, expandiéndose así los territorios ocupados por engramas asociados a conductas del miedo a través de distintas regiones cerebrales. Diseño gráfico: Thomas Splettstoesser.

MAZAHIR (MAZ) T. HASAN

Mazahir T. Hasan, hijo de Pakistaníes, creció en China, Singapore, Dinamarca, y desarrolló su carrera profesional antes de fichar por Ikerbasque en USA y Alemania. Se graduó en la Universidad de Boston (USA) y recibió su doctorado en Bioquímica en Dartmouth College (USA), una de las instituciones de enseñanza con más prestigio en aquel país, para después realizar una estancia postdoctoral en el laboratorio del premio Nobel Susumu Tonegawa en el MIT de Boston. De allí se trasladó a Alemania, al centro Max Planck de Heidelberg para crear su propio grupo de investigación, donde pudo desarrollar un conjunto de tecnologías de investigación que han contribuido al desarrollo del trabajo descrito en esta nota. En septiembre de 2016 se incorpora al centro ACHUCARRO gracias a un contrato Ikerbasque Research Professor, para lanzar el laboratorio de circuitos de memoria, en el que combina diferentes técnicas y tecnologías avanzadas de investigación para desentrañar los mecanismos que soportan nuestro ser, la memoria. Desde su llegada al Achucarro en septiembre de 2016, el Prof. Hasan ha logrado obtener fondos de MINECO (Ministerio de Ciencia) y del Instituto Nacional de Salud (USA). Además es investigador principal de un proyecto europeo ERA-NET, qué pretende abordar cómo las memorias están organizadas en el cerebro, para buscar nuevas estrategias para afrontar enfermedades tales como la del Alzheimer. Los trabajos de investigación del Prof. Hasan han sido publicados por revistas de mucho prestigio en su ámbito de investigación, como son Molecular Cell, Neuron, Nature Methods, Nature Communication, Nature Medicine, Nature Neuroscience, PLoS Biology o PNAS.

SOBRE ACHUCARRO

Achucarro Basque Center for Neuroscience (comúnmente denominado centro “Achúcarro”) es un centro de investigación fundamental centrado en el estudio de la biología del cerebro, tanto sano, como en casos de enfermedad.

Con sede en Leioa, en el Parque Científico de la UPV/EHU, es una iniciativa del Departamento de Educación del Gobierno Vasco, y en que el participan Ikerbasque, la Fundación Vasca para la Ciencia; la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y BIOEF, la Fundación Vasca para la Innovación e Investigación Sanitarias, creada a mediados de 2012, y que actualmente cuenta con una plantilla de 90 personas.

Con un presupuesto ligeramente superior a 1,5 millones de euros anuales, ha producido ya más de 230 trabajos de investigación, la mayoría de ellos de alto impacto.

El centro Achúcarro está especializado en la investigación de las células gliales, que son el conjunto de “otras células”, distintas de las neuronas, que tenemos en el encéfalo, y que la investigación está permitiendo conocer cada vez mejor el papel tan fundamental que tienen para el funcionamiento normal o sano, y también en las enfermedades que asolan al cerebro.

Se estima que en las sociedades avanzadas como la nuestra, un tercio de toda la población, es decir, una de cada 3 personas tiene o desarrollará una enfermedad cerebral (demencias como el Alzheimer, o Parkinson, Esclerosis Múltiple, Esclerosis Lateral Amiotrófica, Ictus, Epilepsia, por mencionar sólo algunas de las más presentes) a lo largo de su vida, de manera que la investigación en esta área cobra cada día una importancia mayor.