UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Isabel Lara, vicepresidenta de Atrevia, habla en la Universidad de Navarra de la generación de las “ies”: Internet, Instagram, inmediatez, innovación, irreverencia, inquietud e influencia

“La tecnología no empatiza, es una herramienta al servicio de las personas. Aunque la generación Z sea muy tecnológica, las relaciones humanas siguen siendo fundamentales para generar engagement con las personas”. Así lo afirmó en la Universidad de Navarra Isabel Lara, vicepresidenta de Atrevia, durante la primera sesión del ciclo ‘ENcuentros’, organizado por Fundación Empresa y Career Services.

En el encuentro, al que acudieron medio centenar de profesores y empresarios navarros, intervinieron además Charo Sábada, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra; Luis Unceta, CEO de Isimar; y Josean Ascarza, CEO de Oniria Consulting, quienes aportaron diferentes puntos de vista sobre la generación Z.

Atrevia, junto con Deusto Business School, realizó un estudio en España y Portugal con jóvenes Z que les ayudó a definir y entender mejor a esta generación, nacidos entre 1995 y 2000, y hasta 2010. “La generación Z se diferencia del resto por ser la única que se ha socializado y formado a través de internet”, comentó Isabel Lara.

Basándose en los resultados del estudio, determinaron que la generación Z es la “generación de las íes”: Internet, Instagram (es la red social por excelencia para estos jóvenes), inmediatez, innovación, irreverencia (van a contrastar cualquier información que les dé un amigo, profesor o jefe), inquietud (les interesa participar en proyectos diferentes), e influencia (no entienden que no se les escuche, quieren participar en reuniones y grupos de trabajo y dar su opinión).

Pero también se caracterizan, según Isabel Lara, por dos ces: “Han vivido una crisis muy importante, por eso valoran mucho el precio; y les gusta compartir, de ahí el auge de la economía colaborativa, por ejemplo”.

Los Z como trabajadores y consumidores

Isabel Lara asegura que la mayor preocupación de los Z es la educación, pero que debe transformarse en fondo y forma: “Quieren formarse en competencias, pero viviendo esa experiencia”. Según el estudio, en el ámbito laboral buscan una mayor flexibilidad y movilidad funcional, aunque lo más importante es el ambiente. Por otra parte, “no quieren jefes, sino líderes de los que poder aprender”, explicó la vicepresidenta de Atrevia.

Como consumidores, se centran en los valores, la coherencia y la ejemplaridad a la hora de elegir una marca o empresa. “La relación calidad-precio, la inmediatez y el respeto al medio ambiente son tres aspectos que les empujan a fidelizarse con una marca”, comentó Isabel Lara.

Charo Sádaba, decana de la Facultad de Comunicación, añadió que son varios factores comunes los que han contribuido a este cambio generacional: “Han crecido en las fórmulas del capitalismo, en el mundo de la globalización, en un periodo de cambios familiares y relacionales generales, viendo y aprendiendo de youtubers e instagramers…”. Otros factores que señaló fueron la sobreprotección y el hecho de tratar de evitarles vivencias de riesgos de las que podrían aprender mucho.

Por otra parte, aseguró que es una generación en la que tienen miedo a ser diferentes: “Detrás del ‘postureo de las redes sociales hay muchísima inseguridad y miedo a no ser aceptado”. Además, se caracterizan por vivir las emociones de manera más intensa y natural, y tienen una relación conflictiva con el tiempo. “El largo plazo les da miedo, les asusta comprometerse, incluso en las relaciones personales”, concluyó.